Sep 25, 2017

Septiembre 2017

 

Ambientalistas y científicos dirigen cartas al presidente francés y surcoreano en defensa de la energía nuclear

Un grupo de ecologistas y científicos especializados en climatología han firmado una carta dirigida al nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, solicitándole que reflexione sobre la reducción de la potencia nuclear en Francia. Aseguran que, de cumplirse estos propósitos, "aumentará la generación de combustibles fósiles y la polución, teniendo en cuenta los factores de capacidad y la intermitencia de las energías solar y eólica".

"Así como Francia cuenta con la electricidad más limpia y barata de Europa, Alemania tiene la más sucia y cara, aseguran en su carta". En Alemania, añaden, sus emisiones apenas cambiaron desde el año 2009. "No obstante, en 2015 y 2016 aumentaron a causa de los cierres de centrales nucleares", precisan.

En opinión de los 77 firmantes agrupados en Energy for Humanity, "el programa nuclear francés ha sido ejemplar en todo mundo". Por ello, el cambio de combustibles nucleares a fósiles y renovables causaría "graves daños a la economía francesa con precios más elevados de la electricidad, el fin de las exportaciones de electricidad de Francia y la destrucción del sector de exportación nuclear de Francia".

"La energía solar y eólica puede tener un papel muy importante en Francia". No obstante, añaden al final de la carta, para conseguir la descarbonización del sector eléctrico, "la energía nuclear debe asumir un papel central en este proceso".

En esta misma línea, un grupo de 34 científicos agrupados en Environmental Progress, se han dirigido al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, para urgirle a tener en cuenta los impactos climáticos y medioambientales del cierre progresivo de la energía nuclear en el país que dirige.

Carta presidente Corea SurEn los últimos 20 años, aseguran en su carta, "Corea del Sur ha adquirido una gran reputación global gracias a su capacidad para construir centrales nucleares. La industria nuclear de Corea del Sur es especialmente importante y, en los Emiratos Árabes Unidos, la empresa surcoreana Kepco ha demostrado que también puede construir centrales nucleares más allá de sus fronteras".

Junto a ello, indican que "existe un amplio consenso entre los expertos en política climática en torno a la necesidad de expandir la energía nuclear para reducir significativamente las emisiones de carbono y mejorar la calidad del aire. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, la Agencia Internacional de la Energía y muchos científicos y expertos han afirmado la importancia de la energía nuclear para mitigar el cambio climático".

Consideran que las energías solar y eólica no son alternativas a la nuclear. "Dada la intermitencia de la luz del sol y el viento en el escaso terreno de Corea del Sur, la sustitución de las centrales nucleares del país haría necesario un aumento significativo de carbón y/o gas natural, lo cual impediría a Corea del Sur cumplir con sus compromisos del Acuerdo de París, y aumentaría la polución ambiental". "El planeta necesita una nueva industria nuclear surcoreana, y la industria nuclear surcoreana le necesita a usted como aliado y defensor", añaden en su carta.

En Francia operan 58 reactores y tiene una unidad más en construcción. Durante el pasado año las centrales nucleares del país galo generaron el 72,27% de la electricidad. Corea del Sur, por su parte, tiene 25 reactores en funcionamiento y tres más en construcción. La electricidad de origen nuclear supera el 30%.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.