Nov 24, 2017

Noviembre 2017

 

Virlab realiza controles sísmicos en aparatos del proyecto ITER

Los aparatos electrónicos de control de seguridad del ITER se han sometido a una serie de pruebas para demostrar que pueden seguir realizando sus funciones de manera segura, incluso en el caso de un seísmo.

La misión del sistema de control de seguridad nuclear (SCS-N por sus siglas en inglés) en el ITER, reactor experimental de fusión que se construye en Cadarache (Francia), tiene como objetivo proteger a las personas y el entorno ante supuestos incidentes mediante la instrumentación y el control. Este sistema se encarga de detectar incidentes o accidentes, así como de controlar todas las acciones necesarias para prevenir o mitigar dichas situaciones. El contrato para el diseño, cualificación y suministro de este sistema de seguridad corresponde a un consorcio español compuesto por las empresas Empresarios Agrupados e Inabensa.

Por su parte, Virlab, empresa socia de Foro Nuclear, que desarrolla su actividad en el campo de los ensayos dinámicos de vibraciones y choques, ha realizado pruebas sísmicas en este sistema de control. El objetivo de las pruebas, aseguran desde Virlab, ha sido demostrar que los sistemas de seguridad nuclear ejecutan adecuadamente sus funciones durante y después de un terremoto de nivel sísmico 2, el nivel de referencia de las instalaciones del ITER.

Para analizar el supuesto de que un terremoto ocurra al final de la vida operativa del ITER tras décadas de operación, los componentes sometidos a las pruebas habían sido anteriormente "envejecidos" con la finalidad de acelerar los procesos habituales de envejecimiento. Durante estas pruebas, se expusieron los componentes electrónicos a condiciones medioambientales y operacionales desfavorables.

Las pruebas se realizaron sobre una mesa de vibratoria que reproducía el movimiento y la aceleración que se producirían durante un terremoto. Durante las mismas, el equipo de control de Virlab realizó otra serie de ejercicios que simulaban la operación normal del sistema, lo cual permitió a los técnicos verificar que esta operación no se veía afectada por un supuesto terremoto.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.