Oct 20, 2017

Marzo 2016

La producción de Almaraz equivale al consumo anual de 4 millones de hogares

La central nuclear de Almaraz, situada en la provincia de Cáceres, ha presentado sus resultados de producción de 2015. Almaraz consta de dos reactores de agua ligera a presión (PWR), con una potencia de 1.049,43 MWe correspondiente a la unidad I y 1.044,45 MWe a la unidad II.

Durante 2015, la producción bruta generada entre las dos unidades de Almaraz ha sido de 16.705 millones de kWh. Así, en 2015, Almaraz ha superado su máximo histórico anual, alcanzando un nuevo récord de producción de energía eléctrica bruta en el conjunto de sus dos unidades, superando el anterior hito conseguido en 2005 (16.359,973 GWh). El equivalente de la producción conjunta de los dos reactores nucleares es el consumo anual de más de 4 millones de hogaresLa producción de energía eléctrica bruta correspondiente a la unidad I ha sido de 8.777 millones de kWh y la de la unidad II ha sido de 7.928 millones de kWh.

Almaraz interior"La central nuclear de Almaraz es un importante foco económico y social en Extremadura. Su operación contribuye de forma fundamental al desarrollo de la región desde el punto de vista de la generación de empleo y aportación económica y social", aseguran desde la instalación. Concretamente, la central nuclear de Almaraz genera más de 800 empleos directos en Extremadura. Esta cifra se eleva a 2.900 teniendo en cuenta los empleos indirectos e inducidos. También destaca la contribución económica de la planta en su entorno, que ha sido de 45 millones de euros anuales teniendo en cuenta los impuestos directos e indirectos, los salarios abonados, así como los acuerdos de colaboración con entidades e instituciones para el desarrollo local, social y educativo de la zona.

Durante el pasado año, en la unidad II se ha llevado a cabo la parada de recarga de combustible. Su duración ha sido 39 días, según la planificación de la instalación. Durante esta parada se han incorporado 1.200 trabajadores adicionales a la plantilla habitual para la prestación de servicios especializados en la instalación. En este periodo, se han realizado 9.000 actividades diferentes, destacando los trabajos de sustitución de 64 elementos de combustible.

Durante el año, han visitado las instalaciones más de 5.000 personas, destacando el colectivo de estudiantes. Un 75% han sido visitantes de fuera de la comunidad de Extremadura. En la presentación de los resultados operativos de la central, se ha resaltado que "en los últimos diez años se han invertido 600 millones de euros en la mejora de la seguridad, aumento de potencia, actualización, modernización y cumplimiento de los requisitos post-Fukushima. Con un riguroso sistema de control basado en evaluaciones externas y auditorías, la central de Almaraz es una instalación de referencia mundial, puntera tecnológicamente, segura y fiable".

Francia, un paso más cerca de la operación a largo plazo de sus reactores

 

La ministra de Ecología y de Energía del Gobierno francés, Ségolène Royal, ha declarado estar preparada para "dar luz verde" a la operación a largo plazo del parque nuclear francés.

En el país europeo con más centrales nucleares, 58 en operación, y donde el 75% de su electricidad es de origen nuclear, podrían prolongar la operación de sus reactores durante diez años más. Es decir, de 40 a 50 años.

Segolene RoyalSégolène Royal, en una entrevista a la cadena France 3, ha declarado que sería partidaria de la operación a largo plazo "siempre teniendo en cuenta la opinión de la Autoridad de Seguridad Nuclear", la ASN por sus siglas en francés. No obstante, Royal considera que esta posibilidad no está reñida con reducir la participación nuclear del 75% actual al 50% en el horizonte 2025 para dar más peso a las renovables, tal y como recoge la Ley de Transición Energética, aprobada el pasado año en Francia.

La operación a largo plazo es una práctica habitual en países como Estados Unidos, Rusia, Suiza, Suecia, Hungría, Bélgica u Holanda. Ver gráfico. Para Foro Nuclear la operación a largo plazo de las centrales nucleares constituye una garantía de independencia y diversificación del abastecimiento energético; manteniendo la capacidad tecnológica de la industria nuclear; garantizando la estabilidad del funcionamiento del sistema eléctrico y el respeto por el medio ambiente. En definitiva, es una estrategia energética acertada, ya que garantiza la independencia y la diversificación del abastecimiento energético a largo plazo.

En España, el periodo de funcionamiento de una central nuclear no tiene plazo fijo establecido. Las autorizaciones de explotación concedidas en los últimos años, con plazo de validez de diez años, se renuevan periódicamente tras la evaluación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y la aprobación del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Si se aplicara la operación hasta 60 años, la cantidad de energía eléctrica que generarían las actuales centrales nucleares españolas en 20 años de funcionamiento adicional a los 40 previstos inicialmente sería de 1.200.000 GWh, equivalente a la energía eléctrica que se consume en España durante casi 5 años (en los actuales niveles de consumo).

El parque nuclear español ha de operar durante 60 años, según Deloitte

La consultora Deloitte ha presentado su informe "Un modelo energético sostenible para España en 2050. Recomendaciones de política energética para la transición", en el que se analizan los principales retos que ha de afrontar España en el ámbito de la energía para el establecimiento de un nuevo modelo, mediante la lucha contra el cambio climático (reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero -GEI- entre un 80% y un 95% en 2050), la electrificación de la economía (sustituyendo el consumo de productos petrolíferos) y la implantación de medidas de eficiencia energética (con el objeto de reducir la intensidad energética final entre un 1,6% y un 2,2% anual).

En el informe se analizan las opciones energéticas de futuro. El uso de la energía nuclear a largo plazo se presenta como una necesidad estratégica para el país, afirmándose que España "requerirá contar con todas las tecnologías y energías disponibles. Prescindir prematuramente de determinadas tecnologías o combustibles (por ejemplo, nuclear, carbón, productos petrolíferos o gas) entre hoy y 2030 significaría poner en riesgo la eficiencia económica de la transición o la seguridad de suministro".

De forma específica, para la energía nuclear se indica que "las plantas nucleares contribuyen a la mitigación del riesgo del cambio climático al ser una generación completamente libre de emisiones de gases de efecto invernadero. El cierre de los 7.800 MW actualmente instalados en España, en caso de no extender su vida más allá de los 40 años, supondría unas emisiones adicionales de alrededor de 170 millones de toneladas de CO2 hasta 2030 (equivalentes a la mitad de las emisiones totales de la economía española en 2013). Esta producción de base sería sustituida, en buena parte, por producción térmica convencional (en el momento en que se tendrían que empezar a cerrar las plantas nucleares, no habrá otras alternativas realistas para la producción en base). Esta sustitución podría suponer un incremento del precio del mercado diario de hasta 8-10 euros/MWh en el corto plazo".

El informe hace una serie de recomendaciones sobre la definición de objetivos y fiscalidad del CO2, sobre el sector del transporte, los sectores residencial, industrial y de servicios y sobre el sector eléctrico. En referencia a este último, recomienda que se debe "extender la autorización de operación de las centrales nucleares hasta los 60 años en línea con otros países que han extendido el funcionamiento de sus centrales en las condiciones de seguridad exigibles y asegurar un proceso de toma de decisión basado en la normativa aplicable, liderado por el Consejo de Seguridad Nuclear".

Estabilidad en las emisiones de carbono relacionadas con la energía

 

Evolución emisiones

Las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía a nivel mundial, la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano, se han mantenido estables por segundo año consecutivo, según el análisis preliminar de 2015, realizado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Según estos datos, las emisiones de CO2 en relación con la energía en 2015 alcanzaron los 32.137 millones de toneladas, datos muy similares a los de 2014, que ascienden a 32.134. "Estas emisiones se han mantenido básicamente estables desde 2013", señala la AIE. En el gráfico adjunto se observa la evolución de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la enegía de 1975 a 2015. 

La AIE precisa que en los más de 40 años que lleva proporcionando información sobre las emisiones de CO2, únicamente ha habido cuatro períodos en los que las emisiones han caído en comparación con el año anterior. Tres de estos periodos fueron a principios de los años 1980, 1992 y 2009, momentos que se asociaron con la recesión económica mundial. Sin embargo, la estabilidad actual de las emisiones se ha producido en un momento de crecimiento económico, en palabras del director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

Los datos de 2015, ha asegurado Birol, "confirman una noticia sorprendente, pero buena. Hemos tenido dos años consecutivos de estabilidad en las emisiones de gases de efecto invernadero en un periodo de crecimiento económico. Esta noticia llega, además, tan sólo unos meses después del acuerdo alcanzado en COP21, un impulso más que nos lleva a luchar contra el cambio climático a nivel mundial".

Modernización y riguroso mantenimiento de las nucleares españolas

 

SNE

La Sociedad Nuclear Española (SNE) celebró el pasado mes de febrero la Jornada "Las centrales nucleares en 2015. Experiencias y perspectivas", en la que se presentaron los resultados de cada una de estas instalaciones nucleares españolas. Esta Jornada contó con la asistencia de unos 260 participantes entre profesionales de las empresas del sector nuclear, empresas eléctricas y alumnos de cursos especializados en ingeniería nuclear.

Entre los datos que se hicieron públicos destacan los aportados por Unesa, que indica que de los 281.220 millones de kWh generados en 2015, 57.188 provienen del parque nuclear español, lo que representa que, con un 7,3% de potencia eléctrica instalada, la nuclear ha producido el 20,34% de la electricidad consumida.

Cada central nuclear española ha estado en 2015, por término medio, 7.272 horas conectada a la red eléctrica, de las 8.760 horas que tiene el año, lo que significa un 90,26% de factor de operación. "Este resultado ha sido posible gracias a la fiabilidad, buena gestión, inversiones, modernización y riguroso mantenimiento de las instalaciones", señala la SNE en un comunicado.

Según los datos de Unesa, la contribución de las distintas fuentes de producción en 2015 ha sido: 20,3% energía nuclear; 20,1% carbón; 17,5% eólica; 11,1% hidráulica; 10,8% ciclo combinado; 10,8% cogeneración y tratamiento de residuos; 2,4% fuel; 3% solar fotovoltaica; 2% solar térmica y 2% biomasa y residuos.

Durante la Jornada de Experiencias Operativas, la SNE ha querido recordar que el sector nuclear español no lo componen sólo las centrales nucleares. La tecnología nuclear aporta hoy en día una contribución vital para la sociedad moderna por sus aplicaciones a la industria, la medicina, la agricultura y otros campos. Este sector, explica la SNE, "está constituido por empresas eléctricas, constructoras, ingenierías, empresas de servicio, de inspección, de formación, suministradores de bienes de equipo, fabricantes de combustible nuclear, universidades y centros de investigación que dan empleo a unas 27.500 personas entre puestos directos e indirectos".

Las centrales nucleares tienen la capacidad de operar a largo plazo. La actualización tecnológica, la investigación y desarrollo, las mejoras en la operación, el refuerzo continuo de su seguridad hacen que, en muchos países, ya se haya autorizado su operación hasta los 60 años, precisa el comunicado de la SNE. El ejemplo más claro es Estados Unidos donde de las 99 centrales en operación, 81 ya disponen del permiso hasta los 60 años y 11 más (en total 92) están en proceso de evaluación.

En España, las centrales nucleares han seguido el mismo proceso de actualización tecnológica, con un esfuerzo inversor y en I+D+i en los últimos años que supera los 40 millones de euros por reactor y año. "Este dato confirma la puesta al día y su capacidad técnica para operar a largo plazo", en palabras de la asociación que agrupa a más de 1.000 profesionales nucleares.

La Radiofobia, una patología psico-emocional fruto del desconocimiento

 

Jornada Herranz

Un año más, el pasado 11 de marzo, se celebró la reunión del Convenio entre Unesa y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (HGUGM). Esta convocatoria es ya un referente para el colectivo de la medicina y, especialmente, para los especialistas en medicina nuclear.

Los temas principales de la Jornada fueron las conferencias tituladas "Radiofobia y otras patologías psico-emocionales", en relación con las radiaciones ionizantes, a cargo del Dr. Enrique García Bernardo, jefe del Servicio de Psiquiatría del HGUGM; y "Patologías supuestamente asociadas a las bajas dosis de radiaciones ionizantes a personas profesionalmente expuestas. Actualización epidemiológica", que pronunció el Dr. Agustín Gómez de la Cámara, jefe de la Unidad de Epidemiología Clínica del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

Para el Dr. Enrique García, uno de los factores que condicionan la aparición de la Radiofobia, patología definida como "temor irracional al efecto de las radiaciones ionizantes (en particular al efecto de los rayos X)", es la falta de información y comprensión. Según el Dr. García, "la Radiofobia es una alteración psicopatológica específica, pero su incidencia es baja y rara. Son mucho más relevantes, para la población en general, las consecuencias derivadas de la interpretación, que aparece como consecuencia de la atribución mágica de los efectos potenciales de la radiación y, especialmente, en zonas que han sufrido accidentes nucleares".

Otra de las conclusiones de la Jornada, ofrecida por el Dr. Agustín Gómez de la Cámara, hace referencia a la buena práctica de los profesionales expuestos. Cumplir estrictamente con las recomendaciones vigentes sobre protección radiológica; seguir los protocolos y estándares de calidad y seguridad de equipos, instalaciones con radiaciones ionizantes en todos los ámbitos correspondientes, son prácticas habituales en nuestro país.

La vicepresidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, Rosario Velasco, clausuró la XVI reunión del Convenio Unesa-HGUGM, junto al Dr. Rafael Herranz Crespo del Centro de Radiopatología del HGUGM, la Dra. María Codesido, Directora general del HGUGM y un representante de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. 

China, interesada en el Laboratorio de ensayos sísmicos y de vibraciones de VIRLAB

 

Imagen Virlab ok

Una delegación China constituida por 12 técnicos representantes de la industria nuclear china visitó a finales de febrero el Laboratorio de ensayos sísmicos y de vibraciones de Virlab, empresa socia de Foro Nuclear y perteneciente al Grupo Urbar Ingenieros.

Durante su visita, el grupo chino tuvo la ocasión de presenciar los ensayos que estaban en curso ese día en las instalaciones de Asteasu, población situada entre San Sebastián y Tolosa. Igualmente, pudieron mantener una reunión técnica con el Director del Laboratorio, el Ingeniero Industrial Juan Antonio Pérez, respecto a los ensayos símicos que se realizan para equipos destinados a centrales nucleares.

 

Reactores de investigación para la medicina nuclear mundial

 

Reactor Maria

"Las necesidades mundiales de isótopos radiactivos para aplicaciones en la medicina nuclear no se pueden satisfacerse sin el reactor polaco Maria", ha destacado el director del Centro Nacional de Investigación Nuclear de Polonia, Grzegorz Krzysztoszek.

Este reactor produjo en 2014 cerca del 20% de molibdeno 99 (Mo-99) utilizado en el mundo, según Krzysztoszek, quien ha recordado que "más de 75 millones de pacientes potenciales han recibido tratamientos para luchar contra el cáncer gracias a los isótopos que se llevan produciendo en el reactor polaco y, más concretamente, desde que comenzó su producción a gran escala en febrero de 2010".

El molibdeno 99 es un isótopo muy utilizado en la medicina nuclear para el diagnóstico médico, pero desde el año 2009 existe cierta escasez de suministro tras el cierre de algunos reactores de investigación que lo producían en América del Norte y en países de Europa del Este, asegura Grzegorz Krzysztoszek. Para paliarlo, desde el año 2010, junto al reactor polaco Maria, otras unidades como Rež, en la República Checa, y Dimitgrovgrad, en Rusia, están permitiendo responder a la demanda. Otro de los países que produce gran cantidad de isótopos radiactivos para aplicaciones médicas es Holanda, con su reactor Petten, que será sustituido por el llamado Pallas.

El reactor de investigación polaco Maria, de 30 MW, está situado a las afueras de la capital polaca, Varsovia. Alcanzó su criticidad en 1974 y es la única unidad nuclear del país. Por el momento, Polonia no opera ningún reactor para la producción eléctrica, si bien su excesiva dependencia del carbón le ha llevado a anunciar planes de construcción de centrales nucleares.

Primer dron con sistema de detección de radiactividad

La empresa Escuadrone TANT (Táctico Aéreo No Tripulado) ha desarrollado en Huesca el primer dron del mundo dotado de un sistema de detección de radiactividad para su aplicación en la gestión de emergencias y accidentes nucleares.

Esta empresa, ubicada en el Aeropuerto Huesca-Pirineos, asegura en un comunicado que la citada aeronave está equipada con un dispositivo puntero de detección de radiactividad alfa, beta y gamma, ya empleado previamente y con buenos resultados por los equipos de tierra que intervinieron en Fukushima.

El dron lanzado al mercado está dotado, además, de un sistema de transmisión capaz de enviar lecturas e imágenes en tiempo real a cualquier lugar del planeta, mediante una tecnología y una serie de protocolos de encriptación con un nivel de "seguridad militar". También está capacitado para la instalación de detectores fijos, que facilitan el establecimiento sobre el terreno de una red de sensores con los que monitorizar de forma completa las zonas más críticas. A través de esta red, asegura la empresa, pueden trazarse perímetros de seguridad destinados a la protección de áreas de población y de los equipos de emergencia en tierra, lo que supone una "asistencia inestimable" a la hora de la toma de decisiones operativas en catástrofes.

3D para formar a técnicos nucleares

 

3D foto

Un sistema instalado en el centro de formación de la central nuclear rusa Novovoronezh está aportando a los empleados una nueva perspectiva del diseño del modelo de reactor VVER-1200. Esta nueva tecnología en 3D podría crecer hasta el punto de poder aplicarse más ampliamente para la formación en el campo de la energía nuclear.

Los dos reactores nucleares actualmente en construcción en la fase II de Novovoronezh son los primeros de diseño VVER-1200 con los que su titular Rosatom espera formar la base de una flota estandarizada para Rusia. La central cuenta con un centro donde los futuros trabajadores reciben formación sobre la construcción, operación y mantenimiento del diseño. Este trabajo se ve complementado con una nueva tecnología en forma de sistemas que muestran modelos en 3D con mucho realismo, descritos como "hologramas virtuales".

Este novedoso sistema se basa en una pantalla 3D grande horizontal. Se combina con unas gafas que el sistema utiliza para rastrear la posición del espectador y ajustar la perspectiva correctamente. Con una velocidad de visualización de 900 imágenes por segundo y una precisión de seguimiento de 1 mm, se asegura que el efecto es muy convincente.

Utilizando un modelo en 3D muy detallado del diseño de la central y complementado por la investigación fotográfica, pueden visualizarse todas las partes de la central nuclear y su ubicación a cualquier escala y desde cualquier ángulo. El modelo se puede animar para ilustrar el proceso de generación de energía, e incluso puede mostrar a trabajadores virtuales moviéndose dentro de los edificios. De esta forma, se puede acceder en cualquier momento a la información del diseño de cualquiera de los componentes, y familiarizarse con partes de la central que no suelen ser accesibles por motivos físicos o por límites radiológicos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.