May 21, 2018

Mayo 2018

 

"No podemos prescindir de un activo valioso como el nuclear"

Xabier Ruiz dirige desde 2014 la división nuclear de IDOM, una empresa internacional que ofrece servicios profesionales de ingeniería, arquitectura y consultoría, dando soporte a proyectos realizados por un equipo de cerca de 3.000 personas en más de 125 países. El departamento nuclear de esta compañía trabaja para todas las centrales nucleares españolas. Junto a ello, siguiendo su apuesta por la internacionalización, el pasado año consiguió nuevos contratos en Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Ucrania, Francia, Reino Unido o Turquía, entre otros. "Nuestra rama nuclear tiene actualmente presencia en 15 países, ya que creemos que nuestras actividades son exportables y las capacidades del sector nuclear español son apreciadas fuera de España", asegura Xabier Ruiz.

¿Desde cuándo trabaja IDOM en el área nuclear?

Desde los años 70. Cuando comenzó la era de la construcción nuclear en España, desde IDOM tuvimos actividad en la construcción y servicio de las centrales nucleares. En IDOM no hemos dejado de hacer proyectos nucleares. Hasta el año 2000 nos basamos más en actividades de supervisión, de ingeniería mecánica, estructural y cálculos sísmicos y también en temas eléctricos. Nos centrábamos en lo que llamamos "análisis avanzados": temas de simulación, estudios de impacto, de explosiones... Pero a partir del año 2000, con el proyecto de gestión de vida de Santa María de Garoña 2019, se formó un gran equipo y trabajamos en colaboración con Iberdrola y junto con Nuclenor. Fue un proyecto de éxito. Tras este trabajo se concluía que la central de Garoña podía operar más allá de los 40 años de diseño. A raíz de ese momento se generó un núcleo más estable dentro de IDOM en referencia a la actividad nuclear.

En la actualidad, y a grandes rasgos, ¿qué tareas desarrolla Nuclear Services IDOM en las centrales nucleares españolas?

Incorporamos know how del grupo IDOM en Project & Construction Management y áreas de especialización como son la gestión de vida, la integridad estructural, cálculo sísmico y estructurales, ingeniería de detalle y de modificaciones de planta, simulaciones, cálculos termohidráulicos, neutrónica, gestión de obra y dirección de proyectos. También hacemos proyectos llave en mano, pero nos gusta focalizarnos principalmente en los servicios profesionales, en actividades de ingeniería. Trabajamos tanto en centrales nucleares españolas como en centrales extranjeras. Ahora mismo tenemos proyectos en 15 países. En los últimos años hemos apostado por la internacionalización de nuestra actividad porque creemos realmente que nuestras capacidades son exportables a diferentes países. Hoy en día estamos trabajando en Bolivia, Argentina, Chile, México, Turquía, Eslovaquia, Eslovenia, Bulgaria, Reino Unido, Estados Unidos, Francia o Ucrania, entre otros. Junto a ello, estamos precalificados en diferentes países como Finlandia o Rumanía para poder hacer actividades en el corto plazo. Vemos que las capacidades del sector nuclear español son apreciadas fuera de España. Prácticamente el 85% de la actividad de IDOM está actualmente en el exterior. En el área nuclear, este porcentaje alcanza el 60%. Hemos tenido la suerte de que en España no hemos reducido la participación que tenemos y sí que hemos conseguido incrementarla en los proyectos de fuera. Ahora que estamos en el proceso de internacionalización estamos todo el día con la maleta dando vueltas por el mundo.

En esta línea de la internacionalización participan con el apoyo de Foro Nuclear en misiones comerciales, encuentros empresariales y ferias en distintos puntos del mundo. ¿Qué alianzas o nuevos contratos consiguen alcanzar a través de estos encuentros?

Hoy en día sentimos que tenemos protagonismo dentro de esos foros. Actualmente vemos estos encuentros como una actividad de mucho provecho. De hecho, si pudiéramos ir a más foros y congresos lo haríamos, pero hay que poner un límite. Solemos ir al foro de Rusia, Atomexpo, a otro foro en Sudamérica para reunirnos con nuestros clientes y colaboradores de Argentina, Brasil, México, Chile, Bolivia y hemos viajado recientemente a la India. También asistimos al European Nuclear Conference (ENC) y la World Nuclear Exhibition (WNE), entre otros y mantenemos encuentros y colaboramos con la industria china, la japonesa y la de otros países de alrededor. El sector nuclear internacional tampoco es tan grande y al final, acabas conociendo a la gente que acude a estos foros. Para nosotros lo importante es estar en el momento y en el lugar adecuado, y que se puedan acordar de ti en un momento dado y aprovechar estos foros para conseguir fortalecer esa relación.

Trabajan en fisión pero también están muy implicados en el proyecto de fusión nuclear ITER. ¿Qué servicios o proyectos están realizando para este reactor experimental?

Xabier Ruiz interiorTenemos la suerte de tener una alta actividad en el ITER. Un proyecto de gran innovación. En la actualidad tenemos 30 proyectos en curso en paralelo. Algunos son enormes, de más de 21 millones de euros, como el diseño de los puertos de diagnóstico de acceso al reactor del Tokamak. Contamos también con muchos contratos marco tanto para cálculos neutrónicos, termohidráulicos, cálculos dinámicos, sísmicos, modelados 3D... Esto nos permite estar al nivel más alto de vanguardia a la hora de probar las nuevas tecnologías. En el ITER se hacen muchísimos estudios de simulación, y esa experiencia la vamos proponiendo y aplicando a las centrales de fisión. Estamos, por tanto, muy orgullosos de participar en el proyecto ITER porque es un entorno muy competitivo. Competimos realmente con las mejores empresas del mundo. Estamos teniendo, por suerte, mucho éxito y eso nos ofrece altas garantías de que lo que estamos proponiendo se considera un trabajo de valor añadido.

¿Confía en que la fusión nuclear sea una fuente de electricidad en un futuro próximo?

La verdad es que nos encantaría poder ver los éxitos del proyecto ITER en el corto plazo, pero falta todavía esperar un tiempo para ver cuándo se genera el primer plasma o conseguir darle el aprovechamiento energético para generar en un futuro electricidad a partir de esa fuente térmica. Nosotros confiamos en que va a ser un proyecto de éxito. Quedan todavía muchos temas, muchos aspectos por alcanzar como la finalización de la construcción, la puesta en marcha y que, finalmente, el gran experimento llegue a funcionar. Yo creo que nos lo merecemos. Todo el sector nuclear se merece que haya esa nueva era nuclear tanto con el proyecto ITER como con los reactores de IV Generación para seguir avanzando en el desarrollo técnico del sector.

Mientras llega esta nueva tecnología, ¿qué papel cree que tendrá la energía nuclear en un futuro próximo en España?

No hay ninguna duda que no podemos prescindir de las centrales de fisión en España. Son centrales que están perfectamente cuidadas y perfectamente operadas. Hay que tener confianza plena en cómo se operan las centrales nucleares en el sector español y cómo están vigiladas y cuidadas. Una vez has visto cómo se trabaja en una central nuclear, comparando con el resto de sectores, te da una gran confianza en el futuro. Desde mi punto de vista no hay ninguna duda de que hay que gestionarlas para operarlas el máximo plazo posible, ya que aportan un gran valor en la seguridad de suministro y en la consecución de los objetivos medioambientales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Para mí ese tendría que ser el criterio. Creo que no estamos en condiciones de tomar la decisión de prescindir de un activo valioso como el nuclear.

Sector tecnológico, a la vanguardia, y a la vez tan desconocido o controvertido...

Cuando yo cuento a qué me dedico, muchas de las veces dicen, pero '¿cómo has pasado de trabajar en temas renovables al sector nuclear?' Obviamente con una opinión fundada es bastante fácil explicar. De hecho, desde Foro Nuclear hacéis un esfuerzo admirable en comunicar de una manera muy clara cuáles son los beneficios, por qué tiene que existir la tecnología nuclear, cuáles son las distintas aplicaciones... Lo que sí me he encontrado es que a la gente que ha solicitado mi punto de vista, aquellos que tenían duda, creo se la he conseguido esclarecer. Aquellos que están completamente en contra, creo que da igual el esfuerzo que hagas porque será complicado que cambien de opinión. Considero que hay que hacer un gran esfuerzo a nivel de comunicación, ya que hay muchísima gente que la percepción e impresión que tiene es solamente la de una parte de la moneda.

En un terreno más personal, ¿cómo llegó al sector nuclear?

Nada más terminar la carrera de Ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao tuve la suerte, después de defender el proyecto fin de carrera, a continuación, hacer la entrevista en IDOM, empresa en la que llevo trabajando toda mi vida. Llegué por casualidad al sector nuclear porque mis primeros siete años dentro de la compañía trabajé en SerIDOM, que es el departamento "llave en mano". Yo venía de la dirección de construcción y dirección de proyectos en el sector de automoción y en el de las energías renovables. En el proyecto EJ, que fue el del sumidero alternativo de calor para Vandellós II, participé en la segunda fase como director de obra. Fue un proyecto estrella para IDOM en el cual tuve la suerte de participar y de aprender, de verdad, lo que era el sector nuclear. A partir de entonces, desde el año 2007, no me he desligado del sector nuclear. Tuve la suerte de que Miguel Navarro, que era el director de SerIDOM, me propusiera participar como su adjunto cuando él pasó a ser el director del área nuclear de la compañía. Estuve encantado de afrontar ese reto. Al cabo de tres años, Miguel tomó la decisión de jubilarse y me propusieron que llevara el departamento y aquí estoy, desde el año 2014, encantado.

¿Cómo compagina su vida personal y la dirección de la división nuclear?

Para mí el trabajo es parte de mi vida. Yo realmente vengo al trabajo encantado. Tengo un montón de compañeros de los cuales muchos son mis amigos. La verdad es que me siento muy a gusto. Hace años pensaba que era complicado separar el trabajo de la vida personal. A día de hoy he llegado a la conclusión de que no tengo por qué separarlo porque yo me siento bien. De hecho, de vacaciones o de fin de semana, si me viene algún pensamiento sobre el trabajo reflexiono sobre ello y me siento mejor que evitar pensar en ello. Sobre mis hobbies, juego al fútbol, aprovecho los fines de semana a estar por ahí, salir a cenar y tomar algo y viajar y conocer sitios nuevos. Mis fines de semana de ahora son mucho más relajados que antes. Seguro que si preguntara a mi alrededor le dirían que trabajo mucho, pero yo siento que está equilibrado. Rodeado de un equipo maravilloso en el que confío, siento que tengo mucha capacidad de poder delegar muchas actividades de modo que nos vayamos coordinando en los distintos temas para resolverlos lo mejor posible para dar un servicio al cliente excelente.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.