Apr 23, 2018

“La industria nuclear se distingue por su rigor, calidad y profesionalidad”

Desde junio de 2017 es presidente y consejero delegado de Westinghouse Electric Company. José Emeterio Gutiérrez nunca imaginó que pudiera llegar a liderar esta compañía, una empresa multinacional con 12.000 empleados distribuidos en 20 países y en más de 65 emplazamientos distintos. La dirige con cercanía y humildad rodeándose de equipos motivados e ilusionados, porque "el trabajo lo hacen las personas y los equipos", asegura. De su experiencia en España, donde trabajó 22 años en Enusa, empresa fabricante de combustible nuclear para centrales, aprendió el rigor y la calidad con la que se trabaja en el sector nuclear que cuenta, asegura, "con grandes profesionales".

¿Cómo comenzó su carrera profesional en el sector nuclear? ¿Qué le ha aportado trabajar en esta industria y, más concretamente, en la compañía española Enusa? 

Terminé la carrera de Ingeniero de Caminos y, en aquel momento, estaba en auge la construcción de centrales nucleares. Comencé a trabajar en Empresarios Agrupados para la central de Trillo en el área de cálculo de tuberías y soportes. La verdad es que nunca pensé trabajar en el sector nuclear. Mi vocación eran las presas, la energía hidráulica. En aquel momento era una época de alto paro y todo el proyecto nuclear español estaba en auge. Me pareció interesante inicio el trabajar en cálculo de estructuras, y así es como empecé en este sector.

Estuve en Empresarios Agrupados aproximadamente 18 meses y, posteriormente, tuve la oportunidad de incorporarme a Enusa. Allí trabajé 22 años y es donde desarrollé prácticamente toda mi carrera profesional. Aprendí el rigor de la industria nuclear y la importancia de realizar un trabajo serio, donde la calidad está por encima de todo. Enusa me dio la oportunidad de trabajar en muchas áreas y de colaborar con Westinghouse y General Electric, dos empresas referentes de la industria nuclear en todo el mundo. Además, con el desarrollo internacional de la compañía, comencé a viajar por Europa y Estados Unidos. La verdad es que podría pasar horas hablando de lo que Enusa significó para mí...

Ha hablado de rigor y calidad. Tras más de dos décadas trabajando para el sector nuclear español, ¿qué aspectos destacaría de esta industria y de sus trabajadores?

Lo primero que destacaría del sector nuclear español es que tiene un nivel profesional muy alto. Trabajan grandes profesionales. Junto a ello, la industria nuclear española ha incorporado una tecnología que inicialmente venía importada y ha sabido no sólo absorberla e implantarla, sino también desarrollarla, a la vez que se ha expandido a mercados internacionales. Esto es algo que pocos países del tamaño de España han hecho. En el extranjero, tanto en Estados Unidos o China, por poner dos ejemplos, como en otros puntos del mundo, se aprecia a la industria nuclear española, se le respeta y reconoce. Viajo a menudo y tengo la oportunidad de comprobar que se conoce a las empresas nucleares españolas y, como digo, se les reconoce. Pero, además, hay que destacar el buen funcionamiento de las centrales nucleares españolas, que sin duda alguna están al más alto nivel mundial en cuanto a seguridad y eficiencia.

Dejó España para trabajar en Westinghouse, Estados Unidos. ¿Qué le ha aportado dar ese paso a nivel profesional y personal? ¿A qué ha tenido sin embargo que renunciar?

En enero de 2008 pasé a formar parte de Westinghouse y estuve trabajando para España y el sur de Europa. En septiembre de 2012 me trasladé a vivir a Estados Unidos al ofrecerme el puesto de senior vicepresident del Área de Combustible. Trabajé en esta Área hasta junio de 2016, cuando me nombraron presidente y CEO en funciones. En junio de 2017 me confirmaron como presidente y consejero delegado de Westinghouse. Nunca pensé que pudiera dirigir Westinghouse. Siempre ha sido un referente en la industria nuclear de todo el mundo y ser el líder de esta empresa es algo que nunca se me ocurrió pensarlo, porque tampoco creí que una persona que no fuese ciudadana americana podría dirigir Westinghouse.

Desde el punto de vista profesional es una experiencia que nunca podré agradecer bastante. Es, además, una experiencia personal muy interesante pertenecer a una empresa internacional como Westinghouse, expuesta a tanta gente y a tantos países diferentes, y eso me llena de satisfacción. Aun así, echo mucho de menos España, a los amigos y familia. No tengo por ahora un plan de vuelta, pero le puedo garantizar que volveré a España junto con mi mujer y me jubilaré allí. La calidad de vida española es incomparable.

20180314 Emeterio Gutierrez JoseEcha de menos España. Aún así, en sus entrevistas destaca la buena acogida que ha tenido en la compañía y en Estados Unidos. 

Efectivamente. Nunca he sentido ninguna discriminación de ningún tipo, al contrario, siempre se me ha apoyado y respetado. El hecho de que se me nombrase presidente y consejero delegado lo demuestra. Junto a ello, me relaciono mucho con el Gobierno americano porque la nuclear es una industria muy regulada y, concretamente, hace dos semanas tuve la oportunidad de reunirme por segunda vez con el secretario del departamento de Energía de Estados Unidos, Rick Perry. La verdad es que fue una entrevista muy cordial.

Preside Westinghouse Electric Company, compañía constructora de centrales nucleares con 12.000 empleados. ¿Qué cualidades considera que se necesita tener o desarrollar para liderar equipos?

Me ha tocado ser presidente, además, en un momento de mayor dificultad, con una compañía en suspensión de pagos. Para una multinacional como Westinghouse, con presencia en 20 países y 12.000 empleados distribuidos en 65 emplazamientos distintos entre oficinas y fábricas, lo principal es ser capaz de articular un proyecto de futuro para la empresa y, más aún, en una situación como la que hemos vivido. Había que definir una visión, transmitir un mensaje de futuro a los empleados, definir una estrategia y unos objetivos.

Un líder tiene que ser capaz de articular un proyecto de futuro, saberlo comunicar y, a continuación, hacer que los empleados crean en él. Tienes que motivarles e ilusionarles y, a partir de ahí, es necesario un proceso de delegación porque ellos son los que saben cómo hacer las cosas. Yo no creo en los liderazgos carismáticos en el que una persona lo hace todo porque eso no es verdad. El trabajo lo hace la gente y los equipos. Es importante un cierto grado de humildad y de reconocimiento a la gente que trabaja contigo, así como rodearte de personas que estás seguro son mejores que tú.

¿En qué situación se encuentra la compañía?

El 29 de marzo de 2017 suspendimos pagos. En enero de este año seleccionamos al que será el futuro dueño de Westinghouse, Brookfield, y emitimos a la Corte de Nueva York nuestro plan para salir de esta situación. Esperamos que este plan sea confirmado el 27 de marzo de este año y, por tanto, quedará finalizar el proceso de aprobaciones de manera que, en muy poco tiempo, la empresa estará fuera de la suspensión de pagos. En este momento, la empresa está bien desde un punto de vista operativo. No hemos perdido ningún contrato, no hemos dejado de suministrar productos y servicios a nuestros clientes a lo largo del mundo y, desde el punto de vista financiero, vamos a cerrar el año fiscal en marzo con resultados muy sólidos. Como digo, hemos sido capaces de cerrar contratos importantes y tenemos una cartera de pedidos que está por encima de los 12.000 millones de dólares. Actualmente nos encontramos en un proceso de modernización. Estamos invirtiendo en nuevas tecnologías y en la digitalización de la empresa y de nuestros productos y tenemos un plan estratégico a cinco años muy interesante con quien será nuestro nuevo dueño, proyecto que puede cambiar el curso de la civilización durante miles de años.

¿Qué contratos recientes han conseguido?

Recientemente hemos firmado interesantes contratos: uno de extensión del suministro de combustible en Ucrania, otro de desmantelamiento en Eslovaquia para la central de Bohunice y nos acaban de conceder un contrato para modernizar la instrumentación y el control de la central de Palo Verde, en Arizona. Seguimos firmando contratos en todo el mundo y estamos esperanzados en que este proceso de modernización y transformación y la nueva etapa que iniciemos con nuestro nuevo dueño, hará que Westinghouse siga siendo líder en esta industria. Para acabar, querría comentar la posibilidad de construir centrales nucleares de tecnología Westinghouse en Arabia Saudí y en la India. Son dos proyectos en los que estamos trabajando actualmente y tenemos conversaciones muy avanzadas en ambos países. Con todo ello, considero que afrontamos un futuro muy esperanzador.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.