La tomografía de muones permite descubrir dos cavidades secretas en la Pirámide de Keops
A fondo

La tomografía de muones permite descubrir dos cavidades secretas en la Pirámide de Keops

A través de la tomografía de muones cósmicos, un equipo de expertos del Instituto de Investigación sobre los fundamentos del Universo del Comisariado de Energía Atómica francés (CEA) ha descubierto una nueva cavidad dentro de la gran Pirámide de Keops.

Nuevas evidencias

Este hallazgo se trata de la segunda investigación de estas características; con la primera se identificó en la esquina noroeste de la Pirámide una cámara de aproximadamente 9 m² de superficie, escondida tras un muro de roca de 20 metros. Ahora se ha confirmado la existencia de otra cavidad oculta en el lado norte, que podría ser un pasillo que conecta con el interior.

Los investigadores se centraron en una zona de la cara norte que tenía unas grandes piezas oblicuas (denominadas “chevrones” por su parecido con el logotipo de la marca Chevron). Estas piezas no son decorativas, sino que tienen una utilidad muy específica: se colocaban para proteger una cavidad o espacio vacío y evitar que el techo se derrumbara.

La tomografía de muones permite descubrir dos cavidades secretas en la Pirámide de Keops
Un investigador del equipo científico utiliza un detector de infrarrojos para escanear un "chevron" expuesto (Imagen: ScanPyramids)

Para ello, utilizaron tres generadores de imágenes de muones colocados en una muesca de la gran Pirámide de Keops, a 80 metros de altura. Primero calibraron los instrumentos para confirmar la existencia de la cámara de 9 m2 anteriormente detectada. Durante un total de sesenta días se registraron unos 50 millones de muones y se desveló la existencia de otra cavidad hasta ahora desconocida, gracias a un excedente de muones similar a la registrada en la primera cavidad.

La tomografía de muones cósmicos ha permitido descubrir una cavidad oculta en la Pirámide de Keops, que podría ser un pasillo que conduce al interior

Cada telescopio de muones consta de cuatro sensores de gas segmentados. Cuando un muón ioniza el gas, el detector registra el impacto de la partícula en su nivel. Gracias a los diferentes niveles de los detectores, los datos recogidos por cada telescopio se utilizan para reconstruir la dirección de los muones incidentes y establecer la densidad, creando una cartografía en 2D.

La tomografía de muones permite descubrir dos cavidades secretas en la Pirámide de Keops
El equipo de científicos preparando el telescopio de muones (Imagen: ScanPyramids)

Esta iniciativa forma parte del proyecto ScanPyramids, iniciado en octubre de 2015 bajo la autoridad del Ministerio de Antigüedades de Egipto. La Facultad de Ingeniería de la Universidad de El Cairo y el Instituto HIP (Heritage Innovation Preservation del CEA) coordinan este proyecto en el que trabajarán en las grandes pirámides de Egipto (Keops, Kefrén, la Pirámide Romboidal y la Pirámide Roja). En estos trabajos de investigación se están utilizando tres técnicas: termografía de infrarrojos, reconstrucción en 3D y tomografía de muones.

Los muones

Las partículas de muones llegan continuamente a la Tierra a una velocidad parecida a la de la luz y a un flujo de unas 10.000 partículas por m2 / minuto. Son 100 veces más pesadas que los electrones.

Los muones se producen por las interacciones de los rayos cósmicos creados en el Universo con los átomos de la atmósfera superior. Estas partículas traspasan fácilmente la materia, interactuando ligeramente con los materiales más densos. La obtención de imágenes de muones, por lo tanto, permite distinguir los grandes contrastes de densidad a través incluso de una barrera gruesa de rocas.

La tomografía de muones permite descubrir dos cavidades secretas en la Pirámide de Keops
Ilustración artística de un "bombardeo" de muones sobre la superficie terrestre (Imagen: CEA)

Fuente: CEAScanPyramids