Técnicas nucleares para estudiar el impacto de los microplásticos del océano
A fondo

Técnicas nucleares para estudiar el impacto de los microplásticos del océano

Según las últimas estimaciones, la cantidad de micropartículas de plástico que flotan en el océano es de 5,25 billones, más que las estrellas de la Vía Láctea. En total pesan 250.000 toneladas.

Esto presenta un reto medioambiental importante: los contaminantes que ya hay disueltos en el agua del mar pueden entrar en contacto con estos fragmentos de plástico y, a su vez, los organismos marinos los pueden ingerir, aseguran desde el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Naciones Unidas.

¿Qué son los microplásticos y por qué son peligrosos?

Los microplásticos son el producto de la erosión y desintegración de restos de plásticos más grandes, como por ejemplo gránulos de plástico para la fabricación de plásticos o aditivos plásticos utilizados en limpieza, productos de cuidado personal y ropa sintética. Según un informe del OIEA del año 2016 sobre los aspectos científicos de la protección ambiental marina, una sola prenda sintética puede desprender aproximadamente 1900 microfibras sintéticas durante su lavado y aclarado.

Imagen: OIEA
Plásticos junto al mar. (Imagen: OIEA)

Los microplásticos y microfibras sintéticas están muy presentes en el océano. Al estar diseñados para ser especialmente resistentes tardan mucho tiempo en desintegrarse y pueden permanecer en el ambiente más de 100 años. Flotan en el océano, en las playas y en el suelo del mar. Los animales marinos a menudo los confunden con plancton y los comen.

Al ser tan pequeños, los microplásticos pueden introducirse dentro de los órganos internos donde podrían transferir contaminantes, como por ejemplo bifenilos policlorinados (PCBs) y trazas de metal como mercurio y plomo. Los contaminantes acumulados dentro de los organismos pueden entrar a formar parte de la cadena alimenticia y llegar hasta los humanos que consumen pescado, moluscos o marisco.

Los microplásticos y los contaminantes disueltos en el agua de mar son una amenaza para la vida marina

Investigación con técnicas nucleares

Nuevas investigaciones del Laboratorio de Estudios Marinos Medioambientales del Organismo Internacional de Energía Atómica ofrecen esperanzas para comprender mejor los efectos de los microplásticos en la vida marina.

Los investigadores están desarrollando métodos mediante técnicas nucleares e isotópicas para cuantificar con precisión el movimiento, trayectoria e impacto de las partículas de plástico y sus contaminantes orgánicos e inorgánicos asociados en muestras de flora y fauna acuáticas (incluyendo peces y ostras) bajo condiciones controladas en laboratorio. Mediante el uso de radioisótopos como el carbono-14, estudian la manera en que contaminantes como PCBs se adhieren a los microplásticos del medioambiente, y si estos contaminantes pueden llegar a separarse de los plásticos que ingieren los animales marinos.

Imagen: OIEA
Trabajos en laboratorio. (Imagen: OIEA)

De esta manera, se investiga si las partículas cruzan las membranas celulares. Esto puede ocurrir, por ejemplo, a través del cascarón del huevo de una hembra de tiburón a su cría, o a través de una pequeña gamba ingerida por un pez, que a su vez pasa a su sistema digestivo y posiblemente a su cerebro u otros órganos.

También investigan si la polución plástica afecta a la manera en que un pez absorbe los nutrientes o contaminantes. Utilizan los radioisótopos para estudiar el movimiento y trayectoria de los microplásticos dentro de los animales y comprender exactamente cómo se absorben, por ejemplo a través del sistema digestivo o las agallas, y si los animales pueden eliminar los microplásticos o por el contrario estos acaban obstruyendo los órganos. Si los microplásticos se acumulan en el intestino, los animales tendrían la sensación equivocada de estar saciados, y eso afectaría a su consumo de nutrientes.

Las técnicas nucleares ayudan a comprender cómo los microplásticos y los contaminantes pueden atravesar las membranas celulares

Mejoras en seguridad alimenticia

A través de experimentos en acuarios controlados, esta investigación aporta datos cuantitativos y una ventana única al complejo impacto biológico de los microplásticos. La información recogida ayudará a mejorar la comprensión del efecto de estos plásticos en organismos marinos importantes para la sociedad y el comercio, y, de esa manera, puede ayudar a los países a fortalecer sus programas de seguridad y protección de pescados y mariscos.

En palabras de David Osborn, director del Laboratorio Medioambiental del OIEA, “comprender hasta qué punto los microplásticos pueden transferir contaminantes peligrosos a la flora y fauna marina es un tema de interés global, especialmente para países que confían en la industria pesquera como fuente de alimentos e ingresos“.

Fuente: OIEA