Más estudios y análisis técnicos sobre la energía nuclear y la taxonomía de la UE
07 de mayo, 2021

Más estudios y análisis técnicos sobre la energía nuclear y la taxonomía de la UE

La Comisión Europea ha anunciado recientemente su decisión de incluir a la energía nuclear en un Acto Delegado Complementario del Reglamento de Taxonomía de la Unión Europea (UE) -Delegated Act of the EU Taxonomy Regulation. Esta decisión surge a raíz de la reciente publicación del informe del Centro Común de Investigación (Joint Research Centre), que ha confirmado que la energía nuclear es tan sostenible como otras tecnologías energéticas que cumplen con la taxonomía.

La Comisión Europea sigue analizando a través de grupos técnicos de expertos a la energía nuclear en relación con la taxonomía de la UE

En relación con la taxonomía, la Comisión Europea ha pedido análisis técnicos complementarios sobre la energía nuclear tras el estudio del Joint Research Centre en este sentido. “De acuerdo con el marco legal y nuestros compromisos, la Comisión adoptará un Acto Delegado Complementario del Reglamento de Taxonomía de la UE que cubra las actividades que no están recogidas en el Acto Delegado de Taxonomía de la UE sobre el clima, como la agricultura, determinados sectores de la energía y ciertas actividades de fabricación”, ha indicado la Comisión Europea en un comunicado.

La Comisión Europea ha indicado que adoptará las conclusiones de este Acto Delegado Complementario “lo antes posible”, una vez finalizado el proceso de revisión específico.

Las recomendaciones finales sobre la taxonomía de la UE del Grupo de Expertos Técnicos (TEG) que asesora a la Comisión Europea sobre finanzas sostenibles se publicaron en marzo del año pasado. Estos incluyeron orientación para ayudar a los inversores y a las empresas a cumplir con las obligaciones de informar sobre el marco.

Este Grupo de Expertos Técnicos sobre taxonomía concluyó que existe una clara evidencia de que la energía nuclear contribuye sustancialmente a la mitigación del cambio climático. Sin embargo, señaló que “la evidencia sobre la energía nuclear es compleja y más difícil de evaluar en un contexto de taxonomía” y haciendo referencia al resto de objetivos medioambientales de la UE.

Expertos del Joint Research Centre concluyen que la energía nuclear no hace más daño a la salud o al medio ambiente que cualquier otra tecnología considerada sostenible

Este grupo técnico recomendó, tal y como informa la World Nuclear Association, que se sería necesario un trabajo técnico más extenso. Por ello, la Comisión solicitó al Joint Research Centre (JRC) que redactara un informe técnico sobre los aspectos de la energía nuclear en referencia a esos objetivos ambientales.

El JRC consideró los efectos de todo el ciclo de vida de la energía nuclear en términos de impactos ambientales existentes y potenciales, con énfasis en la gestión de los residuos radiactivos. El informe concluyó que la energía nuclear no hace más daño a la salud o al medio ambiente que cualquier otra tecnología de producción de energía considerada sostenible.

FORATOM, la voz de la industria nuclear europea

Por su parte, FORATOM, la organización que representa al sector nuclear europeo, ha acogido con satisfacción el anuncio de la Comisión: “Estamos encantados de tener finalmente algo de claridad sobre lo que va a hacer la Comisión con los resultados del informe del Joint Research Centre”, ha asegurado el Director General de FORATOM, Yves Desbazeille. “Demuestra que la Comisión está dispuesta a reconocer que la taxonomía debe basarse en la ciencia para que sea creíble y para que tenga éxito”.

Sin embargo, FORATOM señaló que no se ha dado ninguna indicación sobre cuándo estará disponible dicho Acto Delegado Complementario. “Para garantizar que la taxonomía no dé lugar a distorsiones del mercado, la Comisión debe publicarlo tan pronto como sea posible y una vez que las opiniones de los expertos estén disponibles”, considera Desbazeille. Consulta el comunicado de FORATOM (en inglés).

En junio de 2020, el Parlamento Europeo aprobó la legislación para la financiación verde -conocida como taxonomía o financiación sostenible en la Unión Europea- mediante la que se determinará si una actividad económica es medioambientalmente sostenible y para apoyar las inversiones del sector privado en proyectos “verdes” que supongan un considerable impacto positivo sobre el clima y el medio ambiente. Está previsto que esta legislación entre en vigor a finales del presente año.