Técnicas nucleares para proteger los humedales y preservar el ecosistema
A fondo - 11 de mayo, 2022

Técnicas nucleares para proteger los humedales y preservar el ecosistema

Un humedal es una zona, de superficie generalmente plana, que está en un estado permanente o intermitente de inundación. Esto da lugar a un rico ecosistema híbrido de animales acuáticos y terrestres. Los humedales son fundamentales para el medio ambiente, porque mejoran la calidad del agua, previenen la erosión, almacenan carbono y preservan los cauces de los arroyos. Mediante técnicas isotópicas y con el apoyo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Naciones Unidas, los científicos trabajan para ayudar a conservar y proteger estos importantes ecosistemas.

Los humedales son fundamentales para el medio ambiente. Mediante técnicas isotópicas, los científicos trabajan para ayudar a conservar y proteger estos importantes ecosistemas

La importancia de los humedales

Los humedales albergan miles de especies de animales y plantas singulares, como por ejemplo el carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris) del Pantanal, el humedal más grande del mundo que abarca casi 20 millones de hectáreas y se extiende a lo largo de Bolivia, Brasil y Paraguay.

Técnicas nucleares para proteger los humedales y preservar el ecosistema
Carpinchos en el Pantanal (Foto: Wikimedia Commons)

Humedales en peligro

En los últimos años, los humedales corren grave peligro. En 2020, los incendios forestales arrasaron un 30 % del Pantanal. En otras zonas del mundo, los humedales están desapareciendo rápidamente debido a las actividades humanas, como el drenaje para crear terrenos agrícolas o el efecto del uso excesivo de las aguas subterráneas que los rodean.

Los humedales corren grave peligro a causa de incendios forestales, el drenaje, el uso de aguas subterráneas, etc.

De hecho, según la Secretaría del Convenio de Ramsar sobre los Humedales de Importancia Internacional (firmado en la ciudad iraní de Ramsar en 1971, cuenta con 154 países firmantes e incluye un listado de 1.641 humedales que abarcan una superficie total de 146 millones de hectáreas), desde 1970 la extensión de los humedales naturales se ha reducido en un 35 %.

En esta imagen se puede ver el “antes y el después” de los humedales que rodean al Lago Chad, al norte de África Central y colindante con las fronteras de Camerún, Chad, Nigeria y Níger.

Técnicas nucleares para proteger los humedales y preservar el ecosistema
(Fotografía: Naciones Unidas, revista Africa Renewal)

Aguas subterráneas y técnicas isotópicas

Al usar isótopos para entender el funcionamiento de los humedales, se pueden mejorar las prácticas de gestión del agua y preservar estos ecosistemas.

Los humedales se encuentran en zonas en las que hay descarga de aguas subterráneas y constituyen un punto de transición entre estas y el agua superficial. “Entender estas conexiones es fundamental para la protección a largo plazo de los humedales y para la sostenibilidad de los sistemas de aguas subterráneas que dependen de ellos”, asegura Lucía Ortega, hidróloga isotópica del OIEA.

Al usar isótopos para entender el funcionamiento de los humedales, se pueden mejorar las prácticas de gestión del agua y preservar estos ecosistemas

En un proyecto coordinado de investigación, científicos del OIEA estudian las repercusiones de los cambios hidrológicos, producto de modificaciones en el uso de la tierra, y el calentamiento global en los humedales y las aguas subterráneas. Tras el proyecto, el OIEA redactará mejores prácticas sobre el uso de los isótopos estables y radiactivos para evaluar la sostenibilidad de los recursos hídricos subterráneos sin provocar daño a los humedales.

Caracterización de los humedales mediante isótopos

Los isótopos presentes en el medio ambiente ofrecen a los científicos un panorama único del origen, las interacciones y los tiempos de tránsito del agua, y permiten entender los procesos y flujos del agua en entornos cambiantes. Por ejemplo, gracias al oxígeno-18 los científicos pueden analizar el historial de los regímenes de lluvia. Con radisótopos naturales como el tritio y el carbono-14 y gases nobles, pueden calcular la edad de las aguas subterráneas y, mediante el radón-222, pueden estudiar las interacciones entre el agua subterránea y la superficial.

Con estos datos es posible proteger los humedales, porque gracias a ellos los científicos determinan la cantidad de agua que se puede drenar y reponer en los sistemas de agua subterránea sin dañarlos

Con el estudio de las interacciones entre el agua subterránea y la superficial se puede proteger los humedales calculando la cantidad de agua que se puede drenar y reponer en los sistemas de agua subterránea sin dañarlos.

En Sudáfrica, donde un 50 % de los humedales se ven amenazados por la erosión, la agricultura, la minería y otras actividades humanas, se usan técnicas isotópicas para estudiar las dinámicas de recarga del agua subterránea y su interacción con los sistemas de agua superficial para mejorar la preservación de los humedales. “Estos métodos son cruciales para predecir las repercusiones del cambio climático y validan y verifican modelos de simulaciones hidrológicas”, enfatiza Andrew Watson, hidrólogo de la Universidad de Stellenbosch. “Gracias a los isótopos, podemos formular modelos conceptuales más concretos”, añade.

Además de en Sudáfrica, a lo largo de los años el OIEA ha contribuido a difundir el uso de las técnicas isotópicas para estudiar los humedales de Bolivia, varios países de la región Andina y otros lugares del mundo. A través del proyecto coordinado de investigación, y conforme a lo establecido en el Convenio sobre los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, el OIEA propone metodologías que permiten a los países evaluar de manera más eficaz el estado actual de sus humedales y formular estrategias de adaptación ante las repercusiones del cambio climático.

Fuente: Puja Daya, OIEA