Manuel Fernández Ordóñez
Voces destacadas - 12 de abril, 2023

Manuel Fernández Ordóñez

Doctor en Física Nuclear y autor del libro "Nucleares sí, por favor"

"La energía nuclear es el complemento perfecto a la implementación de renovables"

Manuel Fernández Ordóñez es Licenciado en Física de Partículas y Doctor en Física Nuclear por la Universidad de Santiago de Compostela. Experto en energía nuclear y analista energético, es divulgador y escritor de los libros Nucleares: Sí, por favor (Deusto) y En busca de la libertad (Gaveta). En la actualidad, ocupa el cargo de Gerente de Desarrollo de Negocio de Gestión de Residuos Radiactivos y Desmantelamiento en la empresa de ingeniería española Tecnatom. En esta entrevista con Foro Nuclear asegura que “no podemos prescindir de la energía nuclear” y que España se está quedando sola en su estrategia antinuclear.

Nucleares sí, por favor. ¿Por qué ha decidido escribir este libro ahora?

Creo que era el momento oportuno, porque en el último año y medio la coyuntura internacional energética ha hecho a las sociedades despertar del letargo en el que vivíamos. Nos ha hecho darnos cuenta de que la base fundamental de nuestro bienestar, que es la energía, estaba en manos de terceros países y que teníamos una enorme dependencia. Este libro es la extensión natural de la actividad de divulgación que llevo haciendo tantos años.

Manuel Fernández Ordóñez

¿Esperaba tanta repercusión?

La verdad es que ha sido una sorpresa. No esperaba tanta repercusión y que iba a ser tan mediático, ya que todos los grandes medios de comunicación nacional se han hecho eco del libro. Para la temática tan específica y especialista que es, nos ha sorprendido.

¿Cree que el sector y los profesionales nucleares han estado demasiado tiempo callados?

El sector ha estado históricamente muy callado, pero en los últimos años las voces pronucleares se están haciendo notar y están ganando un protagonismo y una relevancia que siempre debieron tener. Es cierto que históricamente la industria renunció a esa voz y a llenar sus espacios de diálogo, que fueron ocupados por otros argumentos. Poco a poco los vamos recuperando.

“Las voces pronucleares se están haciendo notar y están ganando un protagonismo y una relevancia que siempre debieron tener”

Divulgadores nucleares, manifiestos pronucleares de los profesionales, libros sobre energía nuclear, películas, documentales… ¿Se ha perdido el miedo?

Creo que los profesionales nucleares nunca hemos tenido miedo a decir que la energía nuclear es necesaria, lo que ocurre es que nadie nos escuchaba. Era un debate para el cual la sociedad no estaba preparada, simplemente porque la energía en los países avanzados se consideraba una commodity, prácticamente un derecho. Pensábamos que siempre íbamos a tener energía y que siempre iba a ser barata hasta que te das cuenta de que no. Entonces, la sociedad empieza a demandar información para comprender qué está pasando, por qué hay precios tan altos, por qué un riesgo de suministro, por qué dependemos de terceros países… Son aspectos sobre los no éramos conscientes en toda su magnitud.

“Los defensores de la energía nuclear tenemos ahora más repercusión”

Las voces defensoras de la energía nuclear, que siempre habíamos estado ahí, tenemos ahora más repercusión, más tirón, pero llevamos muchos años divulgando, no es que hayamos aparecido ahora.

“España se está quedando sola en nuestro empeño antinuclear”

¿Cree que España se está quedando sola al no apostar actualmente por la energía nuclear?

Sin duda. De todos los países de la Unión Europea que tienen centrales nucleares, que son trece, todos salvo dos han hecho una alianza. Se está formando una alianza pronuclear liderada por Francia y sólo dos países se han quedado fuera: España y Alemania. Nos estamos quedando solos en nuestro hoolliganismo antinuclear.

Como analista energético, ¿qué combinación de fuentes ve interesante para España en el medio y largo plazo?

Necesitamos un mix que asegure el suministro, porque nadie en un país avanzado va a estar dispuesto a no tener suministro de electricidad las 24 horas del día y los siete días de la semana. Primero, como digo, necesitamos asegurar el suministro; segundo, hacerlo de manera competitiva; y tercero, respetando el medio ambiente. Estamos hablando de un triángulo con tres vértices de igual importancia.

Para asegurar el suministro necesitas una potencia en base que, o bien es nuclear o gas, una de las dos. Necesitas una penetración muy alta de renovables, que son las políticas que estamos implementando, correctas y acertadas y que tenemos que seguir perseverando, pero con las tecnologías que hay existentes ahora mismo en el mercado las renovables por sí solas no van a llegar.

Además, esta tecnología tiene que ser competitiva. Si comparamos una tecnología que pueda producir en base, que solo puede ser la nuclear o el gas, y además incluimos el ingrediente de la competitividad y de las no emisiones de gases de efecto invernadero, automáticamente descartamos el gas. Por lo tanto, solo nos queda un ingrediente, que es la energía nuclear, complemento perfecto a la implantación de las energías renovables.

Precisamente, en su libro habla del binomio nuclear y renovables.

La apuesta por las energías renovables es imparable. Es una apuesta a nivel mundial, en unos países con más intensidad que otros dependiendo de sus propias características energéticas y de su capacidad económica y de inversión, pero la inversión en renovables va a seguir aumentando intensamente año tras año.

“La energía nuclear en Europa sigue produciendo, actualmente, el 25% de la electricidad y el 50% de la electricidad libre de emisiones”

La realidad es que la energía nuclear en Europa sigue produciendo, actualmente, el 25% de la electricidad y el 50% de la electricidad libre de emisiones, algo que no se puede obviar. Y, si estamos en un escenario de transición energética donde no haya emisoras de CO2, y vamos hacia sistemas energéticos que no emitan y, sobre todo, hacia una electrificación intensa de la economía, no se puede prescindir de la energía nuclear. El binomio se da con energías renovables, energía nuclear en todas sus variantes junto a las nuevas tecnologías que se vayan incorporando conforme los desarrollos tecnológicos vayan madurando.

En su libro trata también de “errores energéticos como el de Alemania”. ¿Por qué?

Alemania, tras el accidente de Fukushima, tomó una decisión que fundamentalmente fue de estrategia electoral. Decidió emprender un calendario de cierre de sus centrales nucleares e intentaron convencernos de que el gobierno alemán iba a conseguir desarrollar e implantar masivamente energías renovables capaces de sustituir no sólo a la energía nuclear, sino también a los combustibles fósiles. Estamos viendo que la realidad en Alemania es un rotundo fracaso, ya que el cierre de las centrales nucleares les ha sumido en una dependencia exterior enorme.

“El cierre de las centrales nucleares alemanas es un rotundo fracaso. Les ha sumido en una dependencia exterior enorme”

También desmonta mitos sobre la energía nuclear. ¿Nos puede citar algunos?

En el libro desmonto que las centrales nucleares producen cáncer a la gente que vive en las inmediaciones, cosa que es absolutamente falsa como demuestran estudios epidemiológicos. Desmonto el mito de que el uranio se va a acabar y, por tanto, no va a haber combustible nuclear para las centrales nucleares del futuro. También desmonto el mito de que en Fukushima haya habido casi 20.000 muertos por culpa del accidente nuclear cuando no hubo ninguno; o desmonto el mito de que Chernóbil sea un desierto nuclear cuando es exactamente todo lo contrario. De hecho, se caracteriza por una biodiversidad espectacular, sobre todo desde que el ser humano desapareció de la zona.

Desmonto también el mito de que los residuos [radiactivos] no tienen solución, y que la industria nuclear no paga el coste de su gestión. La industria nuclear sí se hace cargo del coste de sus residuos, porque lo dice la legislación española y cumple escrupulosamente la legislación.

“En mi libro desmonto el mito de que los residuos radiactivos no tienen solución”

En alguna de sus entrevistas ha asegurado que “los profesionales nucleares son los verdaderos héroes climáticos”. ¿Ha recibido críticas por esta afirmación o al contrario?

No sé si he recibido muchas críticas o no, pero es cierto que los profesionales nucleares somos los verdaderos héroes climáticos. ¿Por qué? Porque la energía nuclear es la única que ha demostrado que puede reducir de forma masiva y rápida las emisiones de gases de efecto invernadero. Estamos viendo cómo los países van reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero con energías renovables, pero lo hacen de una manera mucho más gradual.

Manuel Fernández Ordóñez

“La energía nuclear es la única que ha demostrado que puede reducir de forma masiva las emisiones de gases de efecto invernadero”

En pocas palabras, y haciendo referencia al subtítulo de su libro: “¿Por qué la energía nuclear es la energía del futuro?”

Primero, porque es una energía de presente. En Europa, como decía antes, el 25% de la electricidad se produce con energía nuclear, pero hay países como Francia donde ese porcentaje supera el 70%. Es una energía muy presente en los mix eléctricos internacionales de los países desarrollados y es una energía de la que no se puede prescindir. Como no se puede prescindir de ella, será una energía de futuro.

“La nuclear es una energía de presente y futuro”

Segundo, por la extensión de la vida de las centrales nucleares que ya tenemos. En Estados Unidos, que tiene reactores nucleares de tecnología análoga a los españoles, la práctica totalidad de sus centrales tienen licencia para operar 60 años, unos cuantos pueden operar a 80 años y muchos más la están solicitando. Por tanto, no hay ningún límite técnico que impida que las centrales nucleares superen los 80 años [de operación].  

“No hay ningún límite técnico que impida que las centrales nucleares operen 80 años”

Además, estamos viviendo una revolución tecnológica en la energía nuclear. Numerosos países apuestan por la construcción de nuevos reactores y empiezan a adoptar las nuevas tecnologías de los reactores modulares pequeños, los SMR. Estos reactores no se restringen exclusivamente a producir electricidad, sino también a producir hidrógeno, desalar agua, como fuentes de calor para usos industriales, para producir combustibles sintéticos... Tienen toda una serie de usos que van a ayudar a descarbonizar las economías.

Reactores Modulares Pequeños

¿Considera, por tanto, que vivimos un renacer nuclear a nivel mundial?

Sí. Ahora mismo hay sobre la mesa más de 70 diseños de reactores modulares de diversas tecnologías. Hay una infinidad de diseños con múltiples usos y los países están empezando a apostar por ellos. Estados Unidos ha firmado varios contratos para la construcción de reactores modulares pequeños, Reino Unido también, así como Polonia, Francia, Canadá, China, Rusia, Japón… Todos ellos están desarrollando la tecnología nuclear. En España nos estamos quedando solos y, si dejamos pasar el tren, lo pagaremos en el futuro.

Trabaja como gerente de desarrollo de negocio de gestión de residuos, un tema que preocupa a la población. ¿Qué podría decir sobre su volumen, gestión y seguridad?

Los residuos son una consecuencia de la operación de las centrales nucleares, pero sobre los residuos radiactivos tenemos varias cosas que decir. La primera es que, gracias a la enorme densidad energética de la energía nuclear, la cantidad generada de residuos, el volumen generado, es muy pequeño. Para que nos hagamos una idea, todos los residuos radiactivos que una persona de un país avanzado occidental como España puede consumir durante toda su vida, unos ochenta años, caben en un vaso de agua. Ese es el volumen de residuos generado. Por tanto, el volumen de residuos de todas las centrales nucleares españolas es muy pequeño y es muy fácilmente manejable.

“El volumen de residuos de todas las centrales nucleadas españolas es muy pequeño y muy fácilmente manejable”

Respecto a la radiación, es un fenómeno que conocemos muy bien desde hace más de un siglo. Por lo tanto, hemos desarrollado la tecnología y las técnicas para gestionar esos residuos de manera adecuada. Como ejemplo, los residuos radiactivos en España y en otros países no han generado nunca ningún accidente o incidente por el que hubiera que lamentar ningún tipo de daño. Por tanto, los discursos que dicen que los residuos radiactivos son peligrosos no se sustentan en ningún dato objetivo, no se sustentan en la ciencia ni en la realidad. Son parte de un discurso antinuclear, son parte de un discurso político e ideológico.

¿Cómo es su día a día en Tecnatom y en qué proyectos a nivel nacional e internacional están trabajando?

A nivel de compañía Tecnatom sigue muy centrado en dar servicio a las centrales nucleares españolas, donde llevamos trabajando en todos los ámbitos desde el inicio del programa nuclear español. Además, seguimos con nuestra intensa campaña de trabajo internacional, donde damos apoyo a numerosos programas nucleares alrededor del mundo y estamos inmersos en proyectos de nuevos diseños de reactores nucleares como los SMR y en la fusión a través del ITER. También diversificamos a otros sectores que no son exclusivamente nucleares como, por ejemplo, las renovables o el aeroespacial.

Adicionalmente, la nueva etapa que se abre conjuntamente con Westinghouse nos permitirá explotar nuestras sinergias para mejorar el portfolio con el que apoyamos a nuestros clientes.

Volvemos al Manuel Fernández Ordóñez divulgador. ¿Qué más sorpresas tiene preparadas?

Ahora viene un periodo de reposo y de tranquilidad para ver qué nuevos proyectos voy a afrontar. Seguiré el día a día de divulgación en redes sociales, mis columnas en periódicos, con conferencias y tratando de atender a toda la gente que me llama. Me llaman de muchos canales de YouTube para hacer divulgación y de institutos y universidades para dar charlas.

Manuel Fernández Ordóñez

“Cuando la gente tiene más información sobre la energía nuclear, su posición es más favorable”

Lo que estamos viendo es que la gente está demandando divulgación, y la opinión pública española está cambiando de parecer con respecto a la energía nuclear. Las últimas encuestas así lo demuestran, y creemos que la labor de divulgación tiene algo de relación. Un hecho que vemos en las encuestas es que, cuando la gente tiene más información de la energía nuclear, su posición es más favorable a ella. Por tanto, tenemos que seguir perseverando en ese camino.

¿Podría definir la energía nuclear en tres palabras?

Limpia, segura y mágica.

Y, por último, ¿qué le gustaría añadir?

A pesar de estar quedándonos solos en España en nuestra postura antinuclear, yo creo que las ventanas que se abren a la energía nuclear del futuro contemplan unos desarrollos tecnológicos espectaculares. La industria española está y va a estar presente en esos desarrollos y, si los gobiernos de España no saben ver ese valor añadido, será un tren que perderemos y que aprovecharán otros cumpliendo, además, de manera más fácil sus objetivos climáticos y sus reducciones de emisiones. Si nosotros no lo hacemos será porque no queramos, no porque no podamos.

Más Voces destacadas

Grace Stanke
14 Feb 2024 Grace Stanke Ingeniera nuclear y Miss América 2023

“La energía nuclear es una necesidad"

Ver más
Francisco Martín
19 Ene 2024 Francisco Martín Presidente de Virlab

“España tiene que reconsiderar el cierre nuclear"

Ver más
  • Newsletter

    Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos al tanto de las últimas novedades en el ámbito nuclear.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.