Óscar Larrosa
Voces destacadas - 16 de mayo, 2024

Óscar Larrosa

Director del Área Nuclear de IDOM

“Me preocupa profundamente que prescindamos de la energía nuclear”

Óscar Larrosa es Ingeniero Industrial y Máster en Ingeniería Industrial y Eléctrica por la Universidad de Zaragoza. Trabaja en la división nuclear de IDOM, empresa española de consultoría e ingeniería, desde hace 17 años. Hace dos asumió la Dirección del Área Nuclear de la compañía. En esta entrevista con Foro Nuclear, Larrosa asegura que la energía y las tecnologías nucleares son imprescindibles para las sociedades desarrolladas.

¿Qué tipo de servicios presta IDOM a nivel global y con cuántas sedes y personal cuenta?

En IDOM actualmente trabajamos más de 5.000 profesionales repartidos en 45 oficinas ubicadas en más de 20 países. Nuestra sede principal está en Bilbao y también tenemos oficinas desplegadas por toda la geografía nacional. Más allá de nuestras fronteras, tenemos amplia presencia en Sudamérica, Norteamérica, Europa, Oriente Medio e India. IDOM fue fundada en 1957 y, desde entonces, hemos realizado 30.000 proyectos para más de 10.000 clientes.

“Desde la fundación de IDOM en 1957 hemos realizado 30.000 proyectos para más de 10.000 clientes”

Principalmente nos dedicamos a los servicios profesionales de ingeniería, además de proveer de servicios de gestión de proyectos, gestión de compras, apoyo a la construcción, puesta en marcha, y operación, entre otros. Nuestros valores principales son el servicio al cliente, el desarrollo profesional y personal de nuestros empleados, así como nuestra independencia - no olvidemos que 960 personas somos socios de la compañía.

“Nuestros valores principales son el servicio al cliente, el desarrollo profesional y personal de nuestros empleados, así como nuestra independencia”

¿Cuáles son los proyectos y trabajos que destacaría actualmente dentro de la división nuclear que dirige?

IDOM Nuclear está realizando proyectos en más de once países, tratando temas tan cruciales para el futuro como la gestión de vida y operación a largo plazo de la flota española de reactores nucleares, el desmantelamiento y la gestión de residuos a nivel nacional, además de nuestra colaboración que ya viene desde hace más de 15 años en el proyecto de fusión nuclear ITER.

Óscar Larrosa

¿Qué servicios y tecnología exportan al exterior?

Desde el departamento nuclear exportamos servicios de ingeniería para las fases conceptuales, básicas y de detalle para iniciativas de fusión como el ITER, UKAEA y otras tecnologías de fusión. También llevamos a cabo iniciativas de reactores nucleares pequeños (SMRs) en Reino Unido, Canadá y Noruega, así como ingeniería de detalle para la finalización del diseño electromecánico de la central nuclear Angra III en Brasil. Además, participamos activamente en el desarrollo de ingeniería del reactor Pallas en Holanda.

Adicionalmente, desde 2015, llevamos ejecutando proyectos llave en mano en la central nuclear de Krško (Eslovenia), donde ya vamos por el tercer gran proyecto tras la finalización de la sala de control de emergencia y el foco alternativo de refrigeración.

¿Cuántos países confían en IDOM para la construcción o mantenimiento de sus centrales nucleares?

Tenemos referencias en todas las centrales nucleares españolas a nivel de mantenimiento y operación a largo plazo, suministrando servicios de ingeniería para la realización de modificaciones de diseño o nuevas instalaciones y para su operación a largo plazo. A nivel de construcción de nuevas centrales, hemos trabajado en Flamanville (Francia), Taishan (China) e indirectamente también en la construcción de Hinkle Point C (Reino Unido).

¿Por qué cree que estos países confían en la vanguardia tecnológica española?

España está en el top 10 de países a nivel mundial en generación eléctrica por medios nucleares. A esto hay que añadir que el sector emplea a más de 22.000 profesionales altamente cualificados. Las empresas españolas de ingeniería, servicios, fabricación de equipos, etc., tenemos referencias en todo el mundo y estamos participando activamente en el diseño de los nuevos reactores del futuro. A esto se suma que los índices de funcionamiento de la flota nacional son excelentes y son internacionalmente reconocidos.

“A nivel nuclear, España se encuentra en el top 10”

Nuestros expertos participan activamente en grupos de trabajo del Organismo Internacional de Energía Atómica, colaborando en misiones, generando metodologías, elaborando auditorias de funcionamiento, etc., siempre con un feedback muy positivo en todos los ámbitos en los que nos implicamos.

¿Qué tipo de trabajos llevan a cabo en las centrales nucleares españolas?

El  trabajo del departamento nuclear de IDOM comenzó en la construcción de la central nuclear de Ascó. Y continuamos con el proyecto del EJ en la central nuclear de Vandellós II a mediados de la década de los 2000, donde más de 200 personas participan en el proyecto llave en mano del foco alternativo de refrigeración de la central.

Desde entonces, hemos estado trabajando para la flota nacional de manera ininterrumpida dando servicios de ingeniería encaminados al diseño de nuevos sistemas e instalaciones, mantenimiento de las existentes, análisis de experiencia operativa, desmantelamiento y gestión de residuos, adaptación a nuevas normativas y estándares, mejoras operativas, gestión de vida y operación a largo plazo, protección radiológica y neutrónica, análisis de seguridad, termo-hidráulica, etc.

Actualmente, somos suministrador aprobado por el grupo de propietarios de centrales, GES, para el suministro de servicios de ingeniería, dirección y supervisión de obras, gestión de proyectos y proyectos llave en mano.

Óscar Larrosa

Como profesional nuclear, ¿Le preocupa el cierre de los reactores españoles a partir de 2027?

El cierre del parque nuclear español es un tema que hay que afrontar con serenidad y pragmatismo, evitando en la medida de lo posible cuestiones políticas y centrando el debate en la idoneidad de esa decisión desde un punto de vista técnico y económico. Estamos en un proceso de transición energética donde pretendemos alcanzar el objetivo de emisiones cero de CO2 para 2050 y no podemos despreciar toda aquella fuente de energía libre de emisiones de carbono.

El reto al que nos enfrentamos es de un calado profundo, puesto que no sólo hay que descarbonizar la generación eléctrica, sino la industria, el transporte, el sector residencial, la agricultura, en definitiva, ¡la economía completa! Me preocupa profundamente que estemos prescindiendo de manera prematura de una fuente de energía que puede contribuir en esta transición y que el rechazo esté solo fundamentado en razones ideológicas o políticas a corto plazo.

“No nos podemos permitir prescindir de la energía nuclear en nuestro país”

¿Cree que nuestro país podrá prescindir de todas sus centrales en 2035?

Sinceramente no creo que nos lo podamos permitir. El cambio climático es un problema con muchas aristas, muchas más de las que creemos y que algunas de ellas sólo intuimos de momento. Quizás ya hayamos rebasado el umbral de no retorno y esto no tenga una solución viable y nos tengamos que adaptar a un escenario que no tiene vuelta atrás.

“Los sistemas de generación energética deben basarse en el binomio renovables y nuclear”

Con relación al reto energético, la solución como se ha visto en la COP28 está a nuestro alcance: los sistemas de generación energética deben basarse en renovables y en energía nuclear, lo cual supone duplicar la contribución de esta última de aquí a 2050 y triplicar su potencia instalada. No lo digo yo, lo dicen los líderes de muchas de las principales economías mundiales.

En su web señalan que están comprometidos con “lograr un futuro con energía fiable, sostenible y segura”. ¿Cree que estos valores son cada vez más compartidos por la ciudadanía?

Sin ninguna duda. La sociedad, con buen criterio, está evolucionando hacia un estado de conciencia social donde es importante que la generación de energía cumpla con los criterios de sostenibilidad impulsados por las Naciones Unidas. La energía nuclear cumple en parte con esos criterios, pero no podemos caer en la autocomplacencia, debemos seguir trabajando con ahínco en la solución para los residuos de alta actividad y el combustible gastado, con el fin de cerrar el ciclo de la energía nuclear y así demostrar a la sociedad el verdadero potencial de la misma.

¿Por qué cree que desde hace unos años ha surgido gran interés por los reactores modulares pequeños en países como Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China o Francia por los reactores modulares pequeños?

La tecnología de SMR es un cambio de paradigma en la energía nuclear tal y como la conocemos. Los SMR, por su definición, aprovechan las buenas prácticas de otras industrias, lo que les permite rebajar costes y complejidad, de modo que hacen accesible la energía nuclear a un espectro más amplio de posibles consumidores, tales como fábricas, empresas mineras, comunidades aisladas, desaladoras, plataformas off-shore, etc.; el abanico de posibles usuarios de los SMRs es mucho más diverso al ser posible diseñar un reactor específico para una aplicación concreta.

“La tecnología de los reactores modulares pequeños (SMRs) es un cambio de paradigma en la energía nuclear tal y como la conocemos”

Los países que menciona, donde además tienen una historia de éxito en el despliegue de sus propios reactores dentro y fuera de sus fronteras, no quieren perder el tren de reproducir ese modelo de negocio que tan buenos resultados les ha dado en el pasado tanto a nivel económico como de influencia estratégica.

¿Cree que este tipo de reactores pequeños convivirán con los grandes?

Sin lugar a dudas. Los SMR presentan una flexibilidad mucho mayor que los grandes reactores. Esto se traduce en una adaptabilidad superior a la hora de resolver una necesidad de energía concreta o combinación de varias (calor, electricidad, refrigeración, almacenamiento, producción de hidrógeno, etc.). Su coste reducido y su diseño adaptativo también permiten su expansión a problemas energéticos donde la energía nuclear tradicional no podía encajar por diseño, costes u otras consideraciones.

IDOM lleva décadas participando también en proyectos de fusión. ¿Qué reflexiones podría compartir sobre esta tecnología?

La fusión nuclear es el futuro. En un mundo donde cada vez se consume más y más energía se necesita una fuente masiva de producción y la respuesta es la fusión nuclear. Las energías renovables, la nuclear de fisión, el petróleo, el gas natural, etc., son todas fuentes de energía transitorias hasta que se pueda desarrollar a nivel comercial la fusión nuclear. En economías completamente electrificadas, la única solución razonable por seguridad de suministro, fiabilidad, capacidad, generación de residuos, etc., es la fusión nuclear y, por ello, debemos empujar el desarrollo de la misma con todos nuestros recursos. Sin embargo, y hasta que llegue el momento del despliegue masivo y comercial a nivel planetario, no podemos descartar el uso de la energía nuclear de fisión y de todas aquellas que contribuyan a la descarbonización de la generación. La fusión nuclear es hacia donde debemos encaminarnos de cara a la segunda mitad del siglo XXI; el reto es grande, pero es crítico que entre todos tengamos éxito.

Más Voces destacadas

Peppi Seppälä
18 Abr 2024 Peppi Seppälä Portavoz de los Jóvenes Verdes de Finlandia

“Existe el concepto erróneo de que la nuclear es peligrosa y genera emisiones"

Ver más
Entrevista a Big Van Ciencia
14 Mar 2024 Entrevista a Big Van Ciencia Helena González y Oriol Marimon, coordinadora de contenidos y director de proyectos respectivamente

“Percibimos mucho interés por entender la energía nuclear"

Ver más
  • Newsletter

    Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos al tanto de las últimas novedades en el ámbito nuclear.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.