Pablo Rodríguez Fernández
Voces destacadas - 13 de septiembre, 2022

Pablo Rodríguez Fernández

Científico investigador del MIT

“¿Mi sueño? Encender la luz y que proceda de una planta de fusión”

Pablo Rodríguez Fernández es científico investigador en el Centro de Ciencia del Plasma y Fusión del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Ha recibido numerosos premios a su excelencia académica y es el único español que formó parte de la lista Forbes 30 Under 30 en 2021. Trabaja en Boston (Estados Unidos) en proyectos de fusión nuclear, entre ellos SPARC, un experimento que apuesta por superconductores de alta temperatura que permitirá construir reactores más compactos y baratos para su futuro uso comercial. En su opinión, “será posible tener una planta piloto de fusión nuclear en 15 años”. En esta entrevista asegura que “renovables, fusión y fisión coexistirán” y, aunque se muestra optimista, cree que “el mayor reto de la fusión es su viabilidad técnica y, principalmente, la económica”.

¿Cuándo se apasionó por el mundo de las ciencias?

Siempre me han atraído más las asignaturas de ciencias como la física, matemáticas, química o tecnología. Además, me apasionaba ver documentales que explicaban temas de física e ingeniería, de grandes proyectos y de preguntas y curiosidades del universo.

No tenía muy claro qué carrera elegir porque ¡todo me interesaba! Finalmente me decidí por Ingeniería Industrial. Y aquí estoy, ¡de lleno en el mundo de las ciencias!

Desde el punto de vista profesional, ¿cuál diría que es su mayor sueño?

Mi sueño, desde un punto de vista profesional, es un día encender la luz de mi casa y saber que viene de una planta de fusión… de la fusión de partículas cargadas en el centro de un plasma a 200 millones de grados, confinado y estabilizado gracias al ingenio y conocimiento humano. Me gustaría que llegase ese momento y pensar que yo puse mi granito de arena, que mi trabajo a lo largo de tantos años ha servido para ayudar a que tengamos un mundo mejor. Mi sueño, desde un punto de vista más pragmático, es poder realizar el sueño anterior trabajando y contribuyendo con aspectos técnicos e investigación propia, y desde un lugar o condiciones que me permitan estar cerca de familia, amigos y cultura.

¿Y su mayor logro alcanzado hasta ahora?

Completar mi doctorado en el MIT (Massachusetts Institute of Technology). A pesar de cambiar de Ingeniería a Física, de estudiar en una lengua no materna y de haber tenido apenas un año de experiencia previa en investigación, considero que mi etapa de doctorando fue bastante exitosa. Estudié un tema con el que la comunidad de fusión había estado luchando desde hacía dos décadas y, finalmente, pude dar una solución al problema y cerrar ese capítulo en física de plasmas. De hecho, resolver ese problema hizo que publicase en importantes revistas científicas, que fuese invitado a hablar en las conferencias más prestigiosas, y que terminase el doctorado en tiempo récord. Fue una etapa muy bonita pero también muy dura, y por ello lo considero mi mayor logro hasta el momento, ya que dio pie a los premios que vinieron después y a que me ofrecieran una posición permanente en el MIT.

Pablo Rodriguez
Pablo Rodriguez, MIT. (Imagen: P Rivenberg - PSFC)

Efectivamente trabaja en el MIT en el experimento de fusión nuclear SPARC respaldado por Bill Gates. ¿Qué es lo que le hace novedoso?

Lo que hace novedoso a SPARC es que es el único tokamak convencional que se está construyendo con los llamados superconductores de alta temperatura (HTS por sus siglas en inglés). El hecho de que sea un tokamak convencional, como ITER, permite que su física e ingeniería hayan sido las más estudiadas en el mundo de la fusión. Esto hace que tengamos confianza en que, cuando se termine de construir, logrará los resultados que esperamos.

En el 2025, en tan solo tres años, empezaremos los experimentos fusionando deuterio y tritio y produciendo energía neta en el plasma, un hito que no se ha logrado en ninguna máquina de fusión por confinamiento magnético.

“Esperamos que el proyecto de fusión SPARC dé las respuestas que necesitamos para comenzar a construir una planta piloto de producción eléctrica lo antes posible”

Esperamos que SPARC nos dé las respuestas que necesitamos para comenzar a construir una planta piloto de producción eléctrica lo antes posible, que llamamos ARC y que queremos tener lista en la década del 2030. Se trata de un plan bastante agresivo en cuanto a fechas, pero creemos que es posible y necesario si queremos que la fusión contribuya a mitigar los efectos del cambio climático.

En referencia a los tiempos que comenta, en una entrevista reciente afirmó que en 15 años podríamos ver una planta piloto de fusión nuclear. Veo que sigue manejando ese horizonte temporal

Sí. Además, habiendo vivido de cerca la gran rapidez con la que una empresa privada es capaz de poner en marcha proyectos, atraer talento y capital y crecer en tiempo récord, estoy aún más convencido de que podríamos tener una planta piloto de fusión a principios de la década del 2030. Por supuesto, será la primera de muchas, y este prototipo no será el más optimizado y económico, pero será un gran paso para demostrar al mundo que la fusión pertenece al futuro de nuestro mercado eléctrico.

P. Rodriguez MIT
Pablo Rodríguez, MIT. (Imagen: P Rivenberg - PSFC)

“Estoy convencido de que podríamos tener una planta piloto de fusión a principios de la década del 2030”

El proyecto SPARC en el que trabaja, ¿en qué se complementa con ITER y otras investigaciones de fusión en Reino Unido o China?

La investigación que se ha realizado en laboratorios a lo largo de la historia y para el diseño y planificación de experimentos en ITER ha sido muy útil para diseñar SPARC, y los experimentos que se harán en ITER cuando se encienda y en otros proyectos seguirán siendo muy importantes para optimizar el diseño de futuras plantas de fusión. Las condiciones que se alcanzarán dentro de ITER y SPARC van a ser únicas, lo que hace que estas dos máquinas sean muy necesarias para el avance de la fusión como fuente de energía limpia.

“ITER y SPARC son dos máquinas muy necesarias para avanzar en la fusión nuclear como fuente de energía limpia”

Así mismo, el proyecto SPARC colabora activamente con otros proyectos de fusión y con muchas universidades, no solo con el MIT. En general, si algo ha mostrado la comunidad de fusión a lo largo de los años es su espíritu colaborador. Todos los que trabajamos con los proyectos de fusión queremos que se haga realidad y la mejor forma es trabajar juntos para lograr este objetivo.

¿Cómo resumiría las ventajas de la energía de fusión? ¿Y sus retos?

La fusión combina ventajas de las renovables, como cero emisiones, segura y con combustible abundante, y ventajas de los combustibles fósiles, como su disponibilidad en todo momento y sin necesitar emplazamientos específicos. Además, la fusión no produce residuos radiactivos de alta duración y no requiere de reacciones en cadena, lo que le da ventaja con respecto a la fisión.

El mayor reto de la fusión es su viabilidad técnica y económica. Nunca hemos demostrado la producción neta de energía, y mucho menos de electricidad, en una planta de fusión. Afortunadamente, hoy en día tenemos simulaciones con modelos físicos y bases de datos de experimentos que indican que es posible construir una planta basada en la fusión nuclear. Todo nuestro conocimiento apunta a que tanto los plasmas de SPARC como de ITER van a funcionar de manera exitosa, pero aún tenemos que probarlo en el mundo real. Ahí está la razón de ser de SPARC e ITER: plataformas experimentales que nos permitan verificar modelos, ampliar bases de datos, encontrar soluciones y acercarnos lo máximo posible a cómo operarían los plasmas en una planta de fusión.

Por último, la viabilidad económica de la fusión es, sin duda, uno de sus mayores retos. En los últimos años, la comunidad de fusión se está beneficiando de la llegada de capital privado, inversores y empresas con visión mucho más pragmática sobre qué es necesario para que el mercado energético adopte la fusión como una opción viable. Esto está abriendo nuevos caminos para mejorar la viabilidad económica.

Mientras llegan los reactores de fusión comercial, ¿los de fisión seguirán siendo en su opinión relevantes?

Sí. Creo en un mundo con un mercado eléctrico donde la fusión, la fisión y las renovables coexisten. Hoy en día las plantas de fisión son muy seguras y avanzadas, y están apareciendo nuevas generaciones de reactores que son fascinantes, como los compactos, off-shore, o aquellos que reutilizan combustible usado. La fusión llegará para combatir a los combustibles fósiles, y los mundos de la fisión y la fusión se van a entrelazar aún más cuando esto ocurra. Ambos mundos trabajan para lograr el mismo objetivo: la producción de energía limpia, robusta y segura.

“Las centrales nucleares son seguras y avanzadas y están apareciendo nuevas generaciones de reactores de fisión fascinantes”

¿Por qué cree que la fusión nuclear está mejor vista o cuenta con más apoyo que la fisión?

Lamentablemente, el desconocimiento y cierta propaganda hacen que el público relacione la fisión con residuos peligrosos, armas nucleares y accidentes catastróficos. Por más que intentamos que el público entienda que se trata de nuestra mejor opción de producción de energía limpia y segura, es difícil deshacerse de esas etiquetas. En el caso de la fusión, aunque hay quienes se oponen a ella porque lleva el apellido “nuclear”, son minoría y normalmente la fusión se ve con buenos ojos, ya que no opera con reacciones en cadena, no produce residuos radiactivos de manera continua y el riesgo de proliferación es mínimo.

“Lamentablemente, el desconocimiento y cierta propaganda hacen que el público relacione la fisión con residuos peligrosos, armas nucleares y accidentes catastróficos”

Intentan, como ha explicado en alguna ocasión, ‘crear una estrella en un laboratorio’. ¿Cómo transcurre su día a día en el MIT?

Cuando trabajo en SPARC me dedico a implementar métodos numéricos y de optimización para poder predecir de forma computacional cómo se comportará SPARC cuando lo encendamos, y de notificar a los ingenieros y otros físicos del proyecto la mejor forma con la que operar el plasma para lograr el máximo rendimiento. Eso significa que escribo mucho código en mi día a día, tanto de análisis de datos como también de machine learning, y hago simulaciones en ordenadores muy potentes.

Los días en los que trabajo con experimentos como ASDEX Upgrade en Alemania y JET en Reino Unido me dedico a la validación de modelos computacionales. Esto significa utilizar datos y medidas en experimentos que se realizan y los comparo con la predicción de las simulaciones por ordenador. Esto me ayuda a entender si las hipótesis utilizadas en las simulaciones son las correctas, y me da claves de cómo mejorarlas.

 

Tiene un blog donde comparte logros profesionales, conferencias y publicaciones. ¿Cómo surgió ese camino divulgador?

Fue bastante natural, ya que en mi laboratorio se hacen muchas actividades de divulgación. Los estudiantes de doctorado organizan visitas y ofrecen tours a colegios, institutos, o a gente que vista el MIT. Además, la fusión es un tema que llama mucho la atención porque suena a “ciencia ficción”, lo que hace que atraiga mucho interés cuando hablo de lo que hacemos. Así que, poco a poco, fui cogiéndole el gusto y ahora colaboro en vídeos, ofrezco seminarios y charlas a universidades, además de mis labores investigadoras habituales. Es muy importante hacer esto porque el mundo necesita conocer lo que hacemos y cuán importante es.

“El mundo necesita conocer la importancia de la fusión nuclear”

Desde una perspectiva más personal, ¿se quedará muchos más años por Estados Unidos o planifica un regreso?

Es difícil saber. En principio estaré unos años más, al menos, hasta que logremos resultados en SPARC, un proyecto con el cual estoy muy emocionado e involucrado profesionalmente. En algún momento me gustaría poder volver a Europa o España para estar más cerca de mi familia, amigos y cultura. Así que, si encontrase una forma de hacerlo, o de combinar ambas experiencias, sería fenomenal.

Foto de portada. Pablo Rodríguez, MIT. (Imagen: P Rivenberg - PSFC)

Más Voces destacadas

Ignacio Durán
13 Jul 2022 Ignacio Durán Profesor emérito Ad-Honorem de la Universidad de Santiago de Compostela

“España tiene la responsabilidad de mantener su parque nuclear"

Ver más
Tom Greatrex
22 Jun 2022 Tom Greatrex Director ejecutivo de la Nuclear Industry Association en Reino Unido

“Tenemos la absoluta necesidad de contar con la energía nuclear"

Ver más
  • Newsletter

    Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos al tanto de las últimas novedades en el ámbito nuclear.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.