La Agencia Internacional de la Energía cree que la transición hacia un sistema energético limpio va demasiado despacio
08 de noviembre, 2021

La Agencia Internacional de la Energía cree que la transición hacia un sistema energético limpio va demasiado despacio

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha publicado recientemente su informe anual World Energy Outlook 2021 en el que advierte que la transición a un sistema energético limpio se está realizando demasiado despacio.

Para que el mundo pueda alcanzar un balance neto de cero emisiones en el horizonte de 2050 habrá que tener en cuenta las decisiones que se tomen sobre la energía nuclear, recoge la Agencia Internacional de la Energía en su nuevo informe que ha servido como manual para la reunión de la COP26 que se está celebrando en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre.

Para la Agencia Internacional de la Energía vivimos un momento crucial para la acción climática y habrá que tener en cuenta las decisiones que se tomen sobre la energía nuclear

La AIE considera que nos encontramos en un “momento crucial para la transición energética limpia y la acción climática” y destaca la necesidad de “una señal inconfundible de acción y ambición por parte de los gobiernos”.

Decisiones sobre la energía nuclear

Según el informe World Energy Outlook 2021, “el futuro de la energía nuclear depende de las decisiones que aún deben tomarse tanto sobre los reactores existentes como los de nueva construcción. Durante la próxima década, la expansión de la energía nuclear está fuertemente determinada por los cerca de 60 GWe en construcción en 19 países al comienzo del año 2021. China, Rusia y Corea del Sur han construido con éxito varios reactores en un plazo de cinco a siete años, así que es posible que algunas unidades adicionales que comiencen su construcción antes de 2025 puedan estar terminadas hacia 2030”.

La Agencia Internacional de la Energía refleja en su informe que China, Rusia o Corea del Sur han construido con éxito varios reactores en un plazo de cinco a siete años

El informe añade que “existe incertidumbre acerca del ritmo de clausura de las centrales en servicio. Muchas de las unidades operativas en Estados Unidos, Europa y Japón necesitarán de inversiones adicionales y de nuevas políticas regulatorias para extender su vida operativa. Las decisiones al respecto tendrán que afrontar también las condiciones de mercado, estrictas revisiones de su seguridad y la aceptación por parte de la sociedad”.

La AIE indica que “las tecnologías avanzadas -como los reactores modulares pequeños (SMR)- pueden tener plazos de aprobación y construcción más cortos, así como ofrecer otras aplicaciones diferentes a la generación de electricidad, tales como la producción de calor y de hidrógeno. Para ello, han de ponerse en marcha esfuerzos innovadores para acelerar y mejorar sus perspectivas de futuro”.

Posibles escenarios

El WEO 2021 contempla tres posibles escenarios: el de Cero Emisiones Netas en 2050 (NZE) -que establece lo que debe hacerse para ir más allá de los compromisos anunciados para alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050-; el de Políticas Establecidas (STEPS) -que recoge una hoja de ruta basada en las medidas ya puestas en marcha por los gobiernos hasta la fecha, así como iniciativas políticas específicas en desarrollo-; y el de Compromisos Anunciados (APS) -que explora una trayectoria en la que los compromisos de cero emisiones netas anunciados hasta ahora se implementan en tiempo y forma-.

Net Zero 2050

En el escenario Políticas Establecidas (STEPS), casi todo el incremento de la demanda se satisface mediante fuentes bajas en carbono, aunque las emisiones anuales se mantienen en los niveles actuales. Como resultado, la temperatura media global aumenta en 2,6 ºC en 2100 respecto a los niveles preindustriales. En el escenario de Compromisos Anunciados (APS) la demanda de combustibles fósiles alcanza su máximo en 2025 y las emisiones globales de CO2 descienden alrededor del 40% en 2050. Se experimenta una disminución en todos los sectores, siendo la mayor en el sector eléctrico. El incremento medio de la temperatura global se mantiene alrededor de 2,1 ºC.

En el escenario STEPS la potencia eléctrica global se multiplica por más de dos, pasando de 7.782 GWe en 2020 a 17.844 GWe en 2050. Las energías renovables crecen de 2.989 GWe a 11.692 GWe, los combustibles fósiles de 4.361 GWe a 4.555 GWe y la nuclear de 415 GWe a 525 GWe, aumentando su producción de electricidad de 3.115 TWh a 3.711 TWh.

En el escenario de Compromisos Anunciados (APS) la potencia total se incrementa hasta los 22.795 GWe, representando las renovables 16.514 GWe, los combustibles fósiles 3.207 GWe y la nuclear 641 GWe. En el NZE, la capacidad total será de 33.415 GWe, de los que 26.568 serán renovables, 677 GWe fósiles, 1.867 GWe de hidrógeno y 812 GWe nucleares.

La Agencia Internacional de la Energía y su director general Fatih Birol han destacado en multitud de ocasiones la importancia de la energía nuclear para cumplir con los compromisos ambientales. También ha asegurado que para cumplir los objetivos del Acuerdo de París y contener el cambio climáticola potencia nuclear instalada debería incrementarse de manera muy significativa. En referencia a España, esta Agencia ha recogido en sus informes el excelente funcionamiento de los reactores nucleares españoles y su importante aportación a futuro.