Un reactor nuclear comercial  produce por primera vez el isótopo médico lutecio-177
A fondo - 13 de septiembre, 2022

Un reactor nuclear comercial produce por primera vez el isótopo médico lutecio-177

Por primera vez en la historia se ha logrado producir el isotopo lutecio-177 a través de un nuevo sistema llamado Isotope Production System (IPS) en un reactor nuclear comercial, concretamente en la unidad 7 de la central nuclear de Bruce en Ontario, Canadá.

El proyecto llevado a cabo en la central nuclear canadiense, fruto de la colaboración entre varias compañías internacionales como Bruce Power (operadora de la central de Bruce), Isogen (empresa conjunta entre Kinectrics de Canadá y Framatome de Francia) e ITM Isotope Technologies Munich SE de Alemania, ha llegado a su fin. El lutecio-177 (Lu-177) se ha generado utilizando un nuevo sistema de producción de isótopos (IPS) instalado en la unidad 7 de la central de Bruce en Ontario, Canadá, un reactor de tipo CANDU (central de agua pesada presurizada que utiliza uranio natural). Es la primera vez que se produce este isótopo de vida corta para uso en medicina en un reactor nuclear comercial.

Medicina nuclear y radiaciones ionizantes
Medicina nuclear y radiaciones ionizantes

El lutecio-177 se utiliza frecuentemente en medicina, especialmente en oncología de precisión para un número creciente de diferentes tipos de cánceres

Los tratamientos a base de lutecio-177 están diseñados para atacar con precisión las células malignas sin afectar los tejidos sanos circundantes. Se trata de tratamientos no invasivos muy eficaces, utilizados en la terapia con radionúclidos dirigidos para tratar cánceres como los tumores neuroendocrinos y el cáncer de próstata.

El proyecto busca utilizar reactores nucleares tipo CANDU para producir isótopos médicos necesarios para diagnosticar y tratar a pacientes con enfermedades graves en todo el mundo

Con el primer Lu-177 ya producido en esta central, las actividades se completarán en los próximos meses y se continuará con su operación comercial, en espera de la revisión regulatoria final y la aprobación de la Comisión Canadiense de Seguridad Nuclear.

ITM Isotope Technologies Munich SE de Alemania recibirá acceso exclusivo al servicio de irradiación mediante esta técnica para la producción de Lu-177, ampliando aún más sus capacidades de producción a gran escala para hospitales de todo el mundo, socios globales y la propia cartera clínica de ITM de radiofármacos para cánceres difíciles de tratar.

Por su parte, Bruce Power será quién comercialice el nuevo suministro de isótopos mediante una colaboración con la región canadiense de Saugeen Ojibway Nation (SON).

"Bruce Power y nuestros socios en Isogen, ITM y Saugeen Ojibway Nation están encantados de haber alcanzado este hito, llevando nuestra colaboración conjunta a su fase final a medida que completamos la puesta en marcha y nos acercamos a la operación comercial", ha indicado James Scongack, director de desarrollo de Bruce Power. Esta cooperación “es la culminación de años de arduo trabajo por parte de cientos de personas y estamos orgullosos de poder de usar los reactores CANDU de Bruce Power para conseguir una producción fiable a gran escala de isótopos médicos para la lucha contra el cáncer" ha añadido.

En junio de 2018, Bruce Power e ITG, una subsidiaria de ITM, firmaron un Memorando de Entendimiento para analizar una producción de Lu-177 en Bruce que pueda satisfacer las necesidades de suministro global hasta 2064. La empresa forma parte del Consejo Canadiense de Isótopos Nucleares, cuyo objetivo es desarrollar soluciones colectivas para mantener la posición de liderazgo de Canadá en el mercado global de isótopos.

Medicina nuclear

El isótopo Lu-177 es solo uno de los muchos y varios tipos que se utilizan para aplicaciones diagnósticas y terapéuticas. La selección de estos está condicionada por la necesidad de que no sean tóxicos, tengan un tipo de emisión radiactiva idónea, baja energía y período de semidesintegración corto, de tal manera que la dosis absorbida sea pequeña.

La eliminación de los isótopos en el cuerpo humano debe ser rápida para que el tiempo de permanencia en el organismo no sea prolongado

Para la realización de estudios sobre pacientes puede utilizarse un radionucleido puro que se fija en el órgano a explorar, como en el caso del radioyodo captado por la glándula tiroides, o bien pueden marcarse diferentes moléculas que tengan un gran tropismo para el órgano que se desea estudiar, como los coloides marcados para los estudios hepáticos o los fosfatos marcados para los estudios óseos, en cuyo caso se trata de radiofármacos.

A pesar de los muchos ejemplos existentes, el isótopo más utilizado actualmente en los servicios de medicina nuclear es el tecnecio-99 metaestable, que emite radiación gamma y tiene un período de semidesintegración de seis horas, por lo que es necesario disponer de generadores, que son recipientes blindados que se reciben habitualmente de forma semanal en los servicios de medicina nuclear de los hospitales y que contienen en su interior un isótopo padre (el molibdeno-99, de vida media más larga) a partir del cual se obtiene el isótopo hijo (tecnecio-99), que es utilizado diariamente para las exploraciones.

El isótopo más utilizado actualmente en los servicios de medicina nuclear es el tecnecio-99 metaestable

El tecnecio se combina fácilmente con moléculas portadoras que permiten el estudio de órganos muy variados como el esqueleto, el corazón, el hígado, el bazo, las vías biliares, el tracto digestivo y el cerebro.

Además del tecnecio se utilizan otros emisores gamma de período de semidesintegración corto, como el talio-201 para estudios cardiacos, el galio-67 para detección de tumores, el indio-111 para procesos inflamatorios, el yodo-131 y 123 para estudios tiroideos y renales y el xenón-133 para estudios pulmonares.

Otro ejemplo se puede ver en las aplicaciones terapéuticas denominadas de terapia metabólica, en las que se utiliza el yodo-131 para el tratamiento de pacientes de cáncer de tiroides o hipertiroidismo. En este caso, las dosis administradas son mucho mayores que en el caso de las aplicaciones diagnósticas, por lo que el paciente suele permanecer ingresado en el hospital durante unos días.

Fuentes: World Nuclear News, Foro Nuclear

  • Newsletter

    Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos al tanto de las últimas novedades en el ámbito nuclear.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.